El juez llama a declarar al joven agredido por jugadores de rugbi

La víctima acusó a ocho miembros de la selección portuguesa


santiago / la voz

La justicia es lenta, pero su pausado engranaje ya ha echado a andar en el caso de la brutal agresión a cuatro jóvenes de Santiago por parte, presuntamente, de varios jugadores de la selección portuguesa de rugbi. El juez de instrucción José Antonio Vázquez Taín ha llamado a declarar al principal perjudicado por la paliza, David García Cea, de 27 años de edad, que aún se recupera de las graves lesiones que sufrió en su columna vertebral como consecuencia de los golpes. Además de ofrecer su testimonio, será reconocido por el médico forense del juzgado para realizar un informe.

La declaración de García Cea ha sido fijada para mañana. Junto a él también deberán presentarse ante el magistrado del juzgado número 2 su hermano Jacobo y los dos amigos que el pasado 16 de marzo sufrieron la brutal agresión en las inmediaciones de un pub de la zona vieja de Compostela.

Inconscientes

El que salió peor parado fue David García Cea, pero tanto su hermano como sus dos amigos también sufrieron lesiones. Dos de ellos llegaron a quedar inconscientes. Los cuatro identificaron como los autores de la agresión «sin ningún lugar a dudas» -según aparece en la denuncia ante la Policía Nacional- a ocho miembros de la selección portuguesa de rugbi, que había jugado un partido en Santiago contra el combinado español. Se trata de Cristian Ruben Spachuk, Juan Murre, João Correia, Gonçalo Uva, Juan Severino, Julien Bardy, Pedro Leal y Carl Murray. La mayoría son portugueses nacionalizados que juegan en la liga francesa de rugbi, lo que hará más complicada su citación judicial en el caso de que así lo decida el juez.

Los cuatro agredidos coincidieron en su relato de los hechos. Declararon en Comisaría que, en la madrugada del sábado 16 al domingo 17 de marzo, estaban en un pub de la zona vieja de Santiago cuando uno de ellos chocó contra uno de los jugadores de la selección de rugbi de Portugal, que también estaban en el establecimiento. Se produjo un enfrentamiento que uno de los santiagueses intentó calmar tendiéndole la mano, pero por respuesta recibió un puñetazo.

En ese momento, decidieron abandonar el local. Fuera se detuvieron a hablar con unos amigos, pero el grupo de jugadores de rugbi también salió y les encaró.

La pelea duró poco y, aunque los compostelanos intentaron defenderse, acabaron tendidos e inconscientes y, en el caso de David García Cea -portero en el club de fútbol Zona Vella-, con varias vértebras aplastadas por las patadas que recibió cuando estaba en el suelo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

El juez llama a declarar al joven agredido por jugadores de rugbi