El pacto de Padrón cumple el primer año «sen fisuras»

El gobierno trabaja con la confianza y lealtad iniciales


padrón / la voz

Seriedad, confianza y lealtad «para actuar como un equipo de xeito unánime e coherente, xa que isto é o que precisan os veciños e veciñas de Padrón». Con estas tres «premisas básicas», el PP padronés (cinco concejales) y el Partido Galeguista Demócrata (dos ediles) firmaron hace hoy un año un acuerdo para gobernar el Concello de la capital del Sar, sumando siete representantes que suponen la mayoría absoluta de la corporación.

Un año después, el gobierno funciona «sen fisuras» con esos ingredientes fundamentales de los que hablaba el alcalde, Antonio Fernández Angueira, y con la «estabilidade» necesaria para «tomar decisións que garantan a viabilidade das medidas precisas para gobernar nestes anos que se presentan complicados». Decisiones como la aprobación del plan de ajuste económico para los próximos diez años.

Si hace doce meses el PP apuntaba esas tres premisas básicas, ayer el PGD recordó que lo que pretendía con su entrada en el gobierno municipal «era aportar» para lo que, añade, «deixamos de lado o partidismo» para «actuar como unha soa máquina locomotora para sacar a Padrón adiante».

Por ello, el grupo galleguista considera que, un año después, Padrón tiene un gobierno que «prima as necesidades veciñais por riba do político». Desde esta óptica, el futuro pasa, en opinión del PGD, por «seguir traballando día a día, mellorando o que se poida para que os nosos veciños se sintan orgullosos dos xestores que nestes momentos están no goberno».

El estrés del día a día

Pero estos últimos doce meses le han valido al PGD para experimentar el «estrés» que conlleva gobernar por el «cúmulo de incidencias» que supone el día a día, tanto positivas como negativas, con «problemas de todo tipo», desde el mal olor que producen unos contenedores hasta ver como una familia no tiene alimentos «para poder comer».

Los concejales galleguistas también hablan de frustración cuando no pueden darle solución a un problema vecinal, pese a que a la mayoría de las veces sí pueden atenderlos. En concreto se refieren a los problemas de «carácter social», a cuando un vecino acude al Concello pidiendo un trabajo «e nós non lle podemos solucionar o problema aínda que queiramos». En este sentido, los ediles del PGD consideran que los representantes políticos de los municipios más pequeños, como Padrón, «vivimos máis en primeira persoa as necesidades dos veciños».

Estrés, frustración pero también mucha ilusión todos los días «por facer cousas polo teu pobo; por axudar aos veciños que o necesitan; falar con outras administracións ou empresas para conseguir cousas beneficiosas para o noso concello» y, en definitiva, «facer máis con menos» por la época que les tocó gobernar, según explican desde el partido galleguista, cuya cabeza más visible es el teniente de alcalde Ángel Rodríguez.

crónica política el bipartito municipal de PP y PGD

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos

El pacto de Padrón cumple el primer año «sen fisuras»