La AC-453 es una de las vías en peor estado del área de Santiago

El arreglo, presupuestado en 630.000 euros, debería empezar en febrero


santiago / la voz

Las obras están anunciadas para febrero. Pero eso será si el tiempo lo permite. Los casi doce kilómetros que discurren entre Roxos, en Santiago, y Portomouro, en el término municipal de Val do Dubra, Ames por medio, son difíciles de superar en destrozos. No se trata de baches puntuales, sino de un firme que, según la carretera AC-453 avanza hacia el río Tambre, se convierte en una verdadera calamidad. Basta con ver la imagen que acompaña esta información, así como el vídeo que se puede encontrar en la edición digital de La Voz de Galicia.

Invierno duro aparte, lo que demuestra el deficiente estado de conservación que presenta esta vía -por la que transitan una media diaria de 3.500 vehículos- es que los materiales empleados en su asfaltado no son los más adecuados, porque no se trata de baches en puntos aislados, sino de un destrozo general para cuyo arreglo se invertirán 630.000 euros, según anunció la Xunta. Esta carretera soporta además un tráfico de vehículos pesados enorme. Gigantescos tráileres procedentes de las comarcas de Xallas y Bergantiños la utilizan para conectar con la autovía que une Santiago con Brión y con el corredor que, desde este municipio, enlaza con Noia. Y, a pesar del estado del firme, no son los vehículos ni los conductores los que se llevan la peor parte, sino los peatones: circular a pie por el kilómetro 9, por ejemplo, es un deporte de riesgo. Ya no es que el arcén sea inexistente: es que el estado del asfalto es tan lamentable que los vehículos realizan maniobras evasivas para evitar los baches, con el consecuente peligro para cualquiera que circule a pie.

De toda la vía, lo que mejor parado sale es la zona que está más cerca de Roxos, aunque también ha sido bacheada en varias ocasiones. Los problemas gordos empiezan a la altura del cruce que va a Ameixenda, Covas y Bertamiráns. Parche sobre parche, bordes destrozados... una vergüenza. En Cruxeiras, parroquia de Ames, no es difícil ver a un camión o a un automóvil esquivar a cualquier vecino que se atreva a caminar. La recta anima a correr y el riesgo aumenta.

Desde el kilómetro 5 hacia el final, en Portomouro, sálvese quien pueda. Pasado el cruce de Tapia, de mal en peor. La vía es demasiado estrecha para el paso de grandes camiones. Precisamente, el destrozo en los márgenes del asfaltado tiene que ver con lo que se tienen que arrimar para no chocar de frente. No son pocos los vecinos convencidos de que el estado de la carretera tiene que ver con el uso de materiales inadecuados y con la práctica de licitar las obras a la baja. Si los próximos 630.000 euros solucionarán el problema, ya se verá.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

La AC-453 es una de las vías en peor estado del área de Santiago