El alcalde de Santiago, imputado en la operación Pokémon, no dimitirá

M. CHEDA / X. MELCHOR

SANTIAGO

Álvaro Ballesteros

En una rueda de prensa Ángel Currás ha proclamado su inocencia. Tendrá que declarar ante la magistrada Pilar de Lara el 17 de enero imputado por tráfico de influencias. El regidor del PP, sustituto de Conde Roa, pondrá su cargo a disposición del partido si le imponen medidas cautelares

03 ene 2013 . Actualizado a las 20:31 h.

«Yo soy inocente. [...] En mi ánimo no está dimitir», ha proclamado esta tarde en Santiago el alcalde de la ciudad, Ángel Currás (PP), en una rueda de prensa convocada después de que La Voz revelase en exclusiva su imputación en la operación Pokémon. El regidor ha aclarado que se le investiga por tráfico de influencias en la trama que afecta a contrataciones municipales al Grupo Vendex.

El conservador declarará ante la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Lugo el 17 de enero a las 12.00 horas, junto con su jefe de gabinete, Francisco Castro Allegue. «Allí estaré -ha asegurado- para colaborar con la Justicia y con la máxima transparencia». «Confío en que todo se aclare, porque aquí no ha habido ninguna irregularidad», ha apostillado.

El cargo a disposición del partido

A preguntas de la prensa, el primer edil ha matizado que, en el caso de que, tras su paso por los tribunales dentro de 14 días, la magistrada le imponga medidas cautelares (fianza...), sí pondría su cargo a disposición del Partido Popular de Galicia. En ese supuesto, Compostela tendría tres alcaldes en el plazo de 19 meses, pues el anterior, el también conservador Gerardo Conde Roa, hubo de dejar el puesto en abril del 2012 tras ser acusado de un delito fiscal por no pagar a Hacienda el IVA en la venta de unas viviendas de su promotora.