Los radares fijos darán prioridad a la protección de los peatones

En septiembre se decidirá su ubicación permanente o móvil


santiago / la voz

La decisión del lugar donde se ubicará el primer radar fijo que adquirirá el Concello de Santiago se pospone hasta septiembre, según anunció el concejal de Tráfico, Albino Vázquez. La primera intención de su departamento era comprar dos radares para poder instalar uno de forma permanente en el túnel del Hórreo y dejar el segundo para ser utilizado de forma móvil en tres puntos de la ciudad, que serían dotados de cabinas para albergar el radar en determinados días.

Pero «el recorte presupuestario no lo permite» y, por ahora, solo se comprará uno. El segundo tendrá que esperar al presupuesto del 2013. Albino Vázquez explicó que en septiembre, «después de las vacaciones» que comenzó ayer después de su comparecencia ante la prensa, tomará la decisión entre el fijo del túnel o el móvil por tres puntos concretos de la ciudad. El edil explicó que la segunda opción permite controlar más vías, ya que «el conductor no sabe si está o no el radar» y circula a una velocidad menor.

Aunque la decisión está en el aire, el edil reiteró que el fin de esta medida «non é recaudatoria», sino «garantir a seguridade dos peóns». Apuntó que las zonas que «máis problemas e máis nós preocupan son as vías periurbanas de O Romaño, Clara Campoamor, Castelao, Pontepedriña e San Lázaro». La intención es controlar las zonas de «confluencia entre peóns e vehículos, porque é donde máis risco hai». Vázquez indicó que «poñelo no periférico sería solo para controlar coches, pero se o poñemos onde hai peóns e vehículos, que é máis necesario, podemos garantir a seguridade dos cidadáns». El coste de los radares es de entre 40.000 euros y 60.000 euros «dependiendo das dichosas cabinas», que son «caras e teñen que ser perfectamente homologadas pola DGT».

Precisamente, el Concello de Santiago se sumó a la campaña de control de velocidad programada por la DGT desde el lunes 20 de agosto hasta el próximo domingo, día 26. Esta campaña se centrará fundamentalmente en las travesías y zonas periurbanas. Vázquez dijo que tanto los lugares concretos de ubicación del radar como los días y el número de controles son fijados por la DGT y la Policía Local colaborará.

En la misma campaña del pasado año, realizada entre el 14 y 20 de agosto, se controlaron en Santiago a 4.500 vehículos y fueron propuestos para sanción 45. El concejal apuntó que se trata de un número pequeño, pero aún así considera conveniente seguir sumándose a este tipo de campañas. Recordó que a una «velocidade de 80 quilómetros por hora é case imposible que un peón se salve dun atropelo, e a 30 quilómetros, o risco é morte é dun 10 %». Añadió que un coche precisa de «15 metros para frear a 50 quilómetros por hora; 45 metros a 80; e 103 cando vai a 120 por hora».

Por otro lado, el concejal señalo que «o exceso de velocidad tamén é negativo para o medio ambiente, porque aumenta o consumo de combustible e, por tanto, aumenta a contaminación». El edil destacó la importancia de este tipo de campañas para «sensibilizar» a los conductores en una conducción responsable. Dijo que el número de denuncias por exceso de velocidad se han reducido en los últimos años y en buena parte se debe al «éxito» de las campañas de control.

«O radar non ten un fin recaudatorio, senón garantir a seguridade dos peóns»

Albino Vázquez

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los radares fijos darán prioridad a la protección de los peatones