La variante de Aradas arrastra 10 años de retraso

Este proyecto, aprobado por la Xunta en 2003, cuenta en el 2012 con solo 20.000 euros de los 6 millones que cuesta


santiago / la voz

La variante de Aradas -que comunicará el polígono del Tambre con las carreteras a Santa Comba y Trazo- parece haber llegado a su fase final de tramitación burocrática tras diez años de aprobarse. El proyecto de trazado acaba de recibir 29 alegaciones, la mayoría destinadas a su ajuste al Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM).

La Xunta -que destinó este año 20.000 euros a este fin- dispone ahora de dos meses más para analizar las alegaciones tras incluir esta obra en el Plan Move y en el Plan Sectorial da Rede Viaria de Santiago, Ames e Teo, aprobado por el Consello de la Xunta el 4 de agosto de 2003.

La Xunta contempla en sus previsiones inversoras el desembolso de casi 6 millones de euros para la futura ejecución de este vial, que comunicará directamente el polígono del Tambre con las carreteras Santiago-Santa Comba (CP-0701) y Santiago-Trazo (CP-7804).

Desvío de tráfico

Con esta actuación se permitirá el acceso desde la carretera de Carballo al polígono del Tambre, desviando un importante volumen de tráfico que actualmente circula por el barrio de Vite. Además, servirá como variante del núcleo urbano de Santiago.

Este nuevo vial se iniciará en las carreteras a Santa Comba y Trazo, con una intersección en el núcleo de Vilares, otra con la carretera de Sar de Abaixo y Marzoa hasta desembocar en el polígono del Tambre. La conexión Santiago-Santa Comba es la única que no se incorporó al circuito circunvalatorio de la ciudad, lo que implica canalizar por el viario urbano todo tipo de tráfico, incluso el pesado y el de largo recorrido.

La longitud de esta nueva vía será de 1,6 kilómetros, tratándose de una carretera convencional de nueva creación, lo que requerirá la construcción de un viaducto a la altura del río Sarela. Contempla un carril para vehículos lentos en la margen derecha en la mayor parte del trazado.

Las carreteras a Santa Comba y Trazo presentan una intensidad media diaria de 6.000 vehículos, de acuerdo con datos oficiales de la Xunta, que persigue con este proyecto una mejor accesibilidad a la ciudad.

Votación
6 votos

La variante de Aradas arrastra 10 años de retraso