El BNG y A Mesa ven persecución política en los recortes de Ames

Pilar Candocia afirma que Amor incumple sus promesas de consenso


santiago / la voz

La propuesta del Ayuntamiento de Ames de eliminar servicios como el de la radio municipal, el departamento de Normalización Lingüística, la brigada ambiental y los programas de animación a la lectura, que implican el despido de nueve trabajadores, provocó ayer nuevas reacciones, todas ellas en contra de tales medidas.

El BNG amiense las cuestionó abiertamente. La portavoz nacionalista, Pilar Candocia, y el edil del mismo partido Anxo Doval comparecieron ayer para destacar que todos los servicios que pretende eliminar el Concello fueron puestos en marcha en su día por los responsables de áreas nacionalistas en el bipartito PSOE-BNG que gobernó Ames en el período 2003-2007. A mayores incidieron en que en estos momentos el Ayuntamiento amiense está inmerso en un proceso de elecciones sindicales y que buena parte de las personas afectadas por estos recortes están vinculados a las fuerzas sindicales de CIG y UGT.

Ante esta situación, Pilar Candocia recordó que Santiago Amor había anunciado diálogo y consenso en su discurso de toma de posesión y resaltó que ninguna de estas promesas se está cumpliendo. Candocia considera que las medidas anunciadas «entran dentro da trapallada do PP de facer todo pola porta de atrás e sen falar coa cidadanía». Para la concejala nacionalista, detrás de estas medidas, en las que incluyó la subida de las tasas de los comedores, hay «un obxectivo oculto de desmantelamento destes servizos». Candocia también señaló que «todos somos conscientes nos tempos nos que estamos, e non se pode deixar á xente sen traballo», y recalcó que el PP está llevando a cabo «un ataque á área do social».

Deuda por debajo de la media

Por su parte, el edil Anxo Doval argumentó que en base a los datos económicos que hay sobre la mesa el recorte de servicios no está justificado, porque «a débeda por habitante de Ames está en 202 euros cando a media de España é de máis de seiscentos».

A las críticas del BNG se unieron las de A Mesa pola Normalización Lingüística. Su presidente, Carlos Callón, alabó «o extraordinario labor» del servicio de Normalización amiense, que este año recibió el premio Peña Novo, que fue recogido por Santiago Amor. Callón añadió que «non se pode entender a destrución de servizos culturais e sociais por suposta austeridade nun concello onde o alcalde cobra máis de sete mil euros ao mes».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El BNG y A Mesa ven persecución política en los recortes de Ames