Hugo Silva: «Admito que soy un poco friki de Tarantino»

PACHO RODRÍGUEZ

SANTIAGO

El actor madrileño protagoniza junto a Adriana Ugarte «Lo contrario al amor», una historia sentimental de ida y vuelta.

26 ago 2011 . Actualizado a las 12:57 h.

Lo primero que pensó Hugo Silva (Madrid, 1977) cuando le ofrecieron el papel de protagonista de Lo contrario al amor, primera incursión en el largo de Vicente Villanueva, fue que no. Que una comedia romántica a la española no tenía futuro. Pero, prudente, uno de los guapos del cine de aquí luego se leyó el guion y atendió a las pistas que le dio el realizador, y se vio sus cortos. Y, entonces, dijo que sí.

Que estuviera Adriana Ugarte, una de las actrices españolas de mayor proyección, célebre por su papel en la televisiva La señora y llamada a protagonizar uno de los próximos éxitos, también en tele, con El tiempo entre costuras, influiría lo suyo. Pero lo que prevalece en todo este proceso es que Hugo Silva no está dispuesto a quemar su carrera a lomos de su fotogenia. Lo cual es ya un paso interesante.

Y en Lo contrario al amor, el madrileño de San Blas resulta muy convincente. Con vis cómica y potencia interpretativa. Capaz de despojarse de sambenitos incómodos de sex symbol o de simple reclamo de cartel. Sale airoso Silva de este asunto. Y eso que hace de bombero y lucen los cuerpos de este cuerpo célebre de calendarios.