Al mal tiempo, bronceado sin sol

Pulverizar sobre la piel la caña de azúcar se consolida como una alternativa al solario. La película de color es temporal, totalmente inocua e inodora


| Disfrutar de un moreno sano y rápido, evitando los rayos del sol, ya es posible con el sistema de bronceado a base de un derivado de la caña de azúcar (DHA), principio activo cien por cien natural e inocuo para la piel que activa el moreno al mezclarse con los aminoácidos.

El producto contiene Erythroulase, que es un ingrediente de la remolacha que actúa prolongando la duración del moreno hasta una semana.

El método, que, entre otros, ha incorporado a su salón coruñés Begoña Botana, también incluye aloe vera, un aliado para hidratar la piel.

El proceso para someterse a este tratamiento de bronceado es sencillo. Comienza por hacerse un peeling un día antes, en casa o en la cabina, con el objetivo de eliminar las células muertas. Una vez limpia la piel, se pulveriza el azúcar con la pistola del aerógrafo. La aplicación puede realizarse en todo el cuerpo o en partes, y, al mismo tiempo que se dispensa, ya se seca, por lo que «la piel no queda pringosa», asegura Begoña Botana. El consejo básico para que el bronceado se asiente sobre la piel es no ir a la ducha ni tomar el sol de manera inmediata, porque si no se elimina el producto. Por eso, se recomienda dejar pasar al menos ocho horas sin someter la piel a variaciones, para que el producto se adhiera. Además, en cualquiera de los casos, el mejor resultado no se se ve hasta veinticuatro horas después de aplicar el tratamiento.

Destaca Begoña Botana que este sistema tiene la ventaja de carecer de efectos secundarios y de que se puede aplicar todos los días, e incluso las embarazadas pueden utilizarlo. Además, es inodoro.

Eso sí, para lograr un moreno bonito hay que hidratar bien la piel, dice la experta. Lo que queda terminantemente prohibido es pasarse el guante de crin, por su textura áspera, y frotarse con la esponja, que estropearía la capa de bronceado.

Además de las embarazadas, también las diabéticas pueden sumarse a esta moda, porque el producto de azúcar no atraviesa la piel hacia el interior, sino que permanece en la capa exterior. Y, en caso de desearlo, se puede retirar frotando la película.

Begoña Botana añade que, aunque uno se someta a este tratamiento, después de dejar pasar las horas razonables para evitar cambios bruscos de temperatura sobre la piel, puede tomar el sol, pero con protección, porque esta película de DHA no aporta protección contra la radiación solar.

Este sistema de bronceado está pensado para todo el año, y es una buena alternativa para los alérgicos al sol, que pueden aprovecharse de él y usarlo cuando y cuanto deseen. Son unos minutos, sin ningún dolor y, lo que es todavía más importante, sin que tenga efectos dañinos para el cuerpo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Al mal tiempo, bronceado sin sol