Charlene Wittstock, de patito feo a cisne


Jueves

De estreno

Pal Sarkozy es el padre del presidente de la República de Francia. Es un señor encantador que pasa gran parte del año en Ibiza, que se ha casado varias veces y que ha asegurado que su nuera, Carla Bruni, está esperando un varón. El cambio de silueta de la actriz así lo evidenciaba.

He terminado la novela del catedrático, abogado y escritor coruñés José Manuel Otero Lastres, titulada La cabeza del bucéfalo. Es uno de esos libros que te enganchan. Comprendo la expectación el día de la presentación.

El estreno de la obra La gran depresión en el Infanta Isabel, protagonizada por Loles León y Bibiana Fernández, fue algo fuera de serie. Las dos actrices están inconmensurables. La risa que provocan es única. No es ordinaria, no es vulgar y no decae en ningún momento.

Viernes

El divorcio del año

Sabíamos que el actor Arnold Schwarzenegger había tenido un hijo hace trece años con una guatemalteca del servicio doméstico, llamada Mildred Baena, al que le pusieron Joseph. Esto le ha costado la separación de su mujer, Maria Shriver Kennedy. El divorcio promete ser uno de los más caros de la historia del cine. La actriz Jane Seymour, que es su vecina, ha contado que no entiende por qué no se ha producido antes, ya que ella sabe que el actor es padre de, al menos, dos hijos más. Schwarzenegger no ha respondido a esto y se ha limitado a cancelar sus compromisos sociales y a paralizar el rodaje de tres películas. Por su parte, su todavía mujer se presentó ante Oprah Winfrey muy elegante en su despedida televisiva en Chicago.

Sábado

Madrid colapsado

Madrid está lleno de gente. Casi nadie se ha ido este fin de semana por las elecciones. Necesito ir al centro, pero el colapso que produce el campamento de la Puerta del Sol me lo impide. Por la noche me voy a casa de Isabela Peñalver, donde da un guateque para celebrar la llegada de la primavera. La reunión resultó divertidísima y la cena, un éxito.

Domingo

No hay reconciliación

A propósito de un comentario hecho en la prensa sobre una posible reconciliación entre el maestro Espartaco y Patricia Rato, el diestro se ha apresurado a desmentir la noticia. El acercamiento de la pareja, con motivo de la primera comunión de su hijo, no significa que el matrimonio se vaya a recomponer.

Lunes

La guerra Thyssen

Borja Thyssen ha demandado a su madre. Reclama los dos cuadros que el barón le había regalado. ¿Se ha olvidado Borja de que su madre fue la que hizo posible que el barón se los regalase? ¿Tiene algo que ver Blanca? ¿Tiene derecho Borja a pedirlos ahora? ¿Para qué quiere los cuadros? ¿Está necesitado de liquidez? ¿Se imagina Borja las consecuencias de ponerse en ese plan? ¿Ha oído los consejos de Manolo Segura? ¿Son los nuevos amigos los que le recomiendan hacer lo que hace? ¿Se da cuenta de que, de no llevar el apellido que lleva, esos nuevos amigos ni lo mirarían? ¿Tendrá ya compradores para esos cuadros?

Martes

Genoveva, sola

Samantha Vallejo-Nájera ha presentado su libro de recetas en la sede de Zara Home, en Serrano. Samantha ha cedido parte de los derechos de esta obra a Prodis por sentirse muy cerca de los niños con minusvalía a través de uno de sus hijos.

Acudo a los toros. El público, puesto en pie, ovaciona a Esperanza Aguirre, en un palco, acompañada del premio Nobel Vargas Llosa y de Albert Boadella. Yo, que casi todas las tardes acudo a los toros, hoy he coincidido en el palco de Manolo Piñera con el banquero gallego José Luis Méndez.

Hablando de Vargas Llosa, Genoveva Casanova y su hijo, Gonzalo, han roto su relación, pero esta semana han cenado juntos en Madrid. ¿No había dicho que la distancia es el olvido? Aunque también dijo que nunca lo olvidaría. Yo espero que todo haya sido una falsa alarma y que no la volvamos a ver con su belleza y su aspecto de ingenuidad deambulando sola por las fiestas de este mundo cruel. Ella no se lo merece.

Miércoles

La nueva princesa

Dicen que aunque la mona se vista de seda es mona y en mona se queda. Pero esto no vale para la futura princesa de Mónaco. Hace cuatro años nadie se podía imaginar en lo que se ha convertido hoy. Entonces, Charlene Wittstock era una nadadora sudafricana nada femenina. A punto de casarse, la cosa ha cambiado. El modisto Giorgio Armani ha hecho un trabajo magnifico con ella. Han acertado con su corte y color de pelo. Le han enseñado a moverse, a tener seguridad y a saber estar. Harán una boda fastuosa.

Voy a la Corrida de la Prensa. El rey Juan Carlos la presenció desde barrera. El monarca tenía un aspecto magnífico.

Ceno en Ten con Ten, el ultimo restaurante de moda que ha abierto Sandro, el dueño de El Paraguas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

Charlene Wittstock, de patito feo a cisne