La directiva de la Anpa del Pío XII dimite para dejar el comedor

joel gómez SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Pide que lo gestione Educación y critica el actual «desamparo legal»

06 abr 2011 . Actualizado a las 06:00 h.

La directiva de la Asociación de nais e pais (Anpa) del colegio público Pío XII formalizó ayer su dimisión en bloque para mostrar su descuerdo con tener que gestionar el comedor escolar. También confirmó su renuncia la presidenta de la Anpa, Nerea de Valenzuela, como representante en el consejo escolar del centro educativo. Consideran que la organización de ese servicio debe corresponder a la Consellería de Educación, y ven «desamparo legal» en la situación actual.

La dimisión la habían anunciado el jueves de la semana pasada, en la asamblea extraordinaria de la Anpa que habían convocado con un punto único: valorar la continuidad del comedor escolar para el próximo curso. Por la importancia del asunto en vez de las 15 o 20 personas que suelen acudir a estas asambleas participaron 273, pues ese servicio es muy utilizado por la comunidad escolar, ya que tiene más de 250 usuarios que lo demandan. El Pío XII es el colegio de primaria con más matrícula de Santiago, 675 escolares, con todas sus plazas ocupadas.

En esa asamblea la directiva de la Anpa propuso abandonar la gestión del comedor del centro, y solicitar que la asumiese Educación.

Votación en contra

El asunto levantó enorme polémica, que se arrastraba desde días anteriores, cuando se conoció la intención de la directiva de la Anpa.

Al someter el asunto a votación, 190 socios se manifestaron a favor de que la Anpa mantenga la gestión del comedor; 80 secundaron las pretensiones de la directiva, contrarias a continuar con esa gestión; y hubo 3 abstenciones. Ante esa votación en contra la directiva anunció su dimisión.

«A finalidade das Anpa é a de velar pola calidade educativa e fomentar a participación das familias na vida do centro, o resultado da consulta non foi o esperado por esta directiva», indican.

Así, quienes releven a la actual directiva se encargarán del contrato del servicio de cátering, de los contratos de monitores, supervisión y control de los menús y del equipo de trabajo, responsabilidad civil, y otras tareas que exige este servicio, como hasta ahora. En lo que queda de este curso se mantendrá su funcionamiento.