El PP acusa al gobierno municipal de colaborar con la «kale borroka» local

La Voz

SANTIAGO

Dice que el Concello «tolera» que funcionen sin licencia recintos a su juicio ligados con los grupos de radicales

11 feb 2009 . Actualizado a las 02:00 h.

El boicot a la manifestación de Galicia Bilingüe el pasado domingo y los disturbios provocados por grupos independentistas radicales abrieron ayer un nuevo frente de confrontación en las ya difíciles relaciones que desde el arranque de esta legislatura mantienen el gobierno y la oposición popular. El líder del PP salía a la palestra para hacer su valoración sobre lo acontecido en la mañana del domingo y su conclusión es que el Ayuntamiento «colabora» y «ampara» a quienes están detrás, dice, de la «kale borroka compostelana». Conde Roa calificó los disturbios del domingo de episodio de «guerrilla urbana» y tras mostrar su preocupación por que Santiago «comience a ser un nido de batasunos gallegos» apuntó que «todos sabemos donde se reúnen, quiénes son y cómo se organizan». Y aquí es donde centró sus críticas al gobierno local.

El líder de la oposición señaló los locales A Gentalha do Pichel (que vinculó con la asociación vecinal As Marías) y Henriqueta Outeiro como «centros de reunión habitual de la izquierda radical y de kale borroka» y apuntó que el primero no solo no tiene licencia de apertura, sino que algunas de sus actividades aparecen en la agenda cultural municipal, al igual que las del otro local. «Y no se puede tolerar que el Ayuntamiento se convierta en colaborador de la kale borroka con el mantenimiento de locales sin licencia» y que además «se anuncian con el dinero de todos».

«Es escandaloso», dijo Conde Roa, quien sostiene que «Santiago no se puede convertir en centro paraterrorista de Galicia». El edil pidió al alcalde y al delegado del Gobierno «que actúen» y que expliquen por qué están abiertos locales «donde se preparan este tipo de agresiones», dijo en referencia a los disturbios del domingo. «Tienen que cerrarlos», reclamó el líder popular, quien además dijo «despreciar actitudes políticas como las del PSOE y el BNG porque ponen al mismo nivel a agresores y agredidos».