El Billy Elliot de Compostela


Se puede aspirar a la perfección sin buscar el aplauso, algo que por otra parte es muy legítimo y puede resultar imprescindible. Pero el joven compostelano Alejandro Cabello está en el primer supuesto. Aprende ballet clásico desde que tenía 6 años y en estos momentos, con 18 cumplidos, ha alcanzado el grado más alto del plan de formación de la Royal Academy of Dance, un sistema que combina el aprendizaje de la técnica del ballet con otras facetas artísticas y culturales de la danza para disfrute personal del aficionado, algo así como un sistema ambicioso en la perfección y bonito en las formas, como explicó Loli Fojón , codirectora con María Dolores Mayán de la escuela de baile Ballet Estudio, en la que Alejandro trabaja la armonía de su cuerpo desde pequeñito. Es nuestro Billy Elliot , pero sin obstáculos ni prejuicios para calzarse las zapatillas de ballet. No descarta dedicarse a la danza clásica como profesor del mismo plan que él sigue, y puede presentarse a una audición para estudiar en un conservatorio oficial español. Así que, quién sabe, podemos llegar a aplaudir su interpretación del fauno. De momento empezó en la Universidad compostelana sus estudios de Ingeniería Informática y continúa con sus clases y ensayos de baile, porque le gusta. Otros van al gimnasio. Su nivel de exigencia lo llevó al grado más alto del sistema de la Royal. Y sin rival posible, porque es el único hombre que llegó a este nivel en todo el Estado español, en parte porque hasta hace dos años se limitaba a bailarinas. En eso se parece al Billy Elliot de la película de Stephen Daldry , el hijo de un minero inglés que triunfa en el ballet clásico tras superar todas las dificultades e inconvenientes para poder bailar, incluidos los prejuicios por tratarse de un chico.

Los mercados del arte son espacios en los que, como sucede con otros productos, de consumo o no, el marchante o galerista son determinantes para sentar mando en plaza. Así es la directora de la galería compostelana C5 Colección, Concha Fontenla , abriendo vías a los artistas gallegos. Acaba de volver de Berlín, de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo Berliner Liste, donde representó a once creadores plásticos gallegos, entre ellos Fran Herbello , Manuel Sendón , Ana de Matos , Antía Moure y Félix Fernández . Y ya tiene las maletas listas para estar en Madrid del 24 al 28 próximos para ocupar su lugar en el Salón Internacional del Grabado y Ediciones de Arte Contemporáneo, Estampa. Presenta a autores consagrados como Leopoldo Novoa o Ana de Matos con promesas como el compostelano Santi Jiménez . El nombre de Ana de Matos se repite allá donde va C5 Colección, porque es también la artista con la que la galería va a estar en la feria Arco, en el expanded box-Screem , espacio en el que se verá el vídeo de esta autora Face to face , que en poco menos de dos minutos y medio enfrenta al espectador al contraste de la producción industrial de la moda por mujeres chinas, cabizbajas y con el ensordecedor ruido de fondo de las máquinas, con el glamur de las pasarelas, el espectáculo que se monta en torno a la moda y la sofisticación social.

Compostela sabe muy bien lo que representa para su economía local la celebración en la ciudad de congresos, jornadas, seminarios, cursos o encuentros científicos y de otra índole. Y en muchos casos se genera una especie de intercambio o de efecto llamada. Así que los profesores de nuestra Universidad también viajan por razones académicas. Estos días, el catedrático de Cine Luis Hueso está en La Laguna, donde participa junto con los también profesores compostelanos José María Folgar y Xosé Nogueira en unas jornadas sobre Fotografía, cine e historia . Y Marcelino Agís , profesor de la Facultade de Filosofía, asiste en Rennes (Francia) a un coloquio internacional sobre el filósofo Paul Ricoeur .

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

El Billy Elliot de Compostela