«La mejor generación de dibujantes está en Galicia»

M. Beceiro

SANTIAGO

El especialista en el mundo del tebeo participó en el aniversario de la librería Komic con una charla

13 oct 2007 . Actualizado a las 02:00 h.

Considerado como uno de las más destacadas autoridades de España en lo que al llamado «noveno arte» se refiere, Álvaro Pons vino a Santiago para participar en el veinte aniversario de la librería Komic en una charla en la que disertó sobre la visión exterior de la banda diseñada gallega. Pons creó uno de los blogs sobre tebeos más visitados de la red, La cárcel de papel , en el que vuelca reflexiones, noticias y comentarios.

-¿Se ha roto definitivamente esa percepción de que leer tebeos es una pérdida de tiempo?

-Sigue existiendo esa percepción de una cultura de segunda, pero la gente se da cuenta de que es la parte más importante de la cultura popular, porque los tebeos han sido hechos siempre no por una élite sino por gente de la calle. A través de los tebeos puede trascender la cultura de un pueblo. -¿Qué valoración le merece la aportación que hacen al mundo del tebeo librerías como Komic? -Si hay el nivel que hay es porque las librerías especializadas mantuvieron vivo el mundo del cómic, si no ya hubiese muerto en España. Los libreros no solo se han dedicado a vender tebeos sino también a promocionarlos. -¿Cual es la visión que hay en el exterior sobre el cómic gallego? -La generación de dibujantes gallegos de cómic es la más importante en los últimos veinte años. No podemos hablar de escuela sino de generación, una generación de autores fascinante, con un eclecticismo muy grande y una calidad extraordinaria. Sería una lástima que no fructificara en el futuro en un grupo de autores de calidad. -¿Cómo explica este fenómeno cuando aquí no había una escuela asentada? -Creo que se explica por dos razones. Primero, las jornadas de Ourense y el Salón de Viñetas del Atlántico de A Coruña fueron fundamentales a la hora de promocionar, alentar a hacer cosas a los autores y estructurar colectivos muy activos. Y por otro lado estuvo el apoyo institucional, aunque no espectacular, sí constante. -¿El lector de cómic tiene en la crítica una referencia fundamental a la hora de comprar una historieta? -El lector de cómics es de siempre un coleccionista y, como tal, las críticas no le afectaban demasiado, pero en los últimos años la oferta ha multiplicado por cinco, y eso hace que el coleccionista se pueda quedar corto, por lo que una crítica o reseña le puede ayudar.

-¿La industria y el mercado del tebeo viven ahora una buena situación en España?

-Está creciendo de forma espectacular con la entrada de grandes grupos editoriales en ese mundo, pero, curiosamente, los autores no pueden vivir de su obra. -¿Las administraciones ayudan al cómic en la misma medida que al cine, al teatro y la música?

-La situación es muy diferente según las comunidades, y la que se da en Galicia no tiene nada que ver con otras. En cuanto a la central existía un compromiso del Gobierno de desarrollar tareas de promoción activa de la historieta, pero todavía no se ha hecho nada.