Jóvenes con una inteligencia que rentabiliza el esfuerzo

Reportaje Santiago Codesido Sánchez ganó un primer puesto e irá a la fase española, y Ángel Eiras Domínguez quedó tercero


c.?p. | santiago

Son inteligentes y están dotados para las ciencias, tienen una media de sobresaliente y acaban de ganar el primero y el tercer premio de la fase gallega de la Olimpiada Matemática (son tres ganadores en cada uno de los tres primeros puestos). Son dos alumnos del colegio Manuel Peleteiro, Santiago Codesido Sánchez, de 16 años y que cursa primero de bachillerato, que se clasificó para la final española, que se va a celebrar en Madrid; y Ángel Eiras Rodríguez, de 17 anos, que cursa segundo de bachillerato y obtuvo el tercer premio.A estos dos adolescentes no les cabe duda de que van a estudiar una carrera de ciencias, pero ni uno ni otro tienen claro qué van a hacer. Santiago explica muy serio que no se considera un coco en matemáticas, «al menos no por esto, porque es una prueba que puedes pasar o no. Albert Einstein no se presentó a ninguna prueba y el sí fue un coco». Para este jovencito, el secreto no es otro que el interés: «No me considero con capacidad especial. Creo que hay interés o no lo hay, porque con las ciencias no consiste tanto en estudiar como en entender, pensar y practicar». Según él, los ejercicios de la Olimpiada Matemática «son difíciles, pero es cuestión de razonar y resolver con poco más que sumar y multiplicar, y de hecho pueden participar alumnos de cuarto de ESO. Cuanto más sepas mejor, pero para pensar sin aplicar formulas como en el colegio». Santiago asegura que sólo estudia cuando hay exámenes entre hora y media y dos, «pero si no, me llega con lo que hago en clase». Ángel, que está más contenido aunque se descubre después dicharachero, matiza que en segundo hay que estudiar: «Es tres veces más difícil que primero». En cualquier caso, y afortunadamente, no son perfectos. En la primera evaluación de este curso Santiago dice: «Tuve un desliz con un ocho en gallego, porque me confié...». Fue su nota más baja. La cruz de Ángel es la filosofía, que logró vencer con un seis. Si tuvieran la oportunidad de enfrentarse a alguien «grande», Santiago se mediría «aunque no tendría nada que hacer», con Stephen Hawking. Ángel lo haría con Gregory House, el médico de la serie televisiva. Y es que mientras Santiago practica deportes como la natación y el ciclismo, además de los videojuegos, Ángel dice que en el tiempo libre «hago zapeo». Los dos dicen no probar el alcohol, y Santiago es convincente al afirmar que no ha ido nunca a un botellón y que bailar no es lo suyo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Jóvenes con una inteligencia que rentabiliza el esfuerzo