«Dudo mucho que la literatura me diera para comer»

José Luis Alonso, autor de «Historias del taxi»


José Luis Alonso se pasa la vida agarrado a un volante. Hace nueve años decidió anotar en su particular cuaderno de bitácora las anécdotas de una profesión dura donde escribir se convirtió en una terapia. Taxista de profesión y madrileño de nacimiento, Alonso saca a la calle Historias del tax i, un compendio de sucesos suyos y de sus compañeros de profesión donde las sonrisas están garantizadas.-¿Cómo nace «Historias del taxi» ?-Hace años decidí escribir las anécdotas que me pasaban para que no cayeran en el olvido. Recopilé las mías y las de mis compañeros y se las presenté a un editor que decidió embarcarse conmigo en esta historia.-¿Qué es lo más agradable que le ha ocurrido en el taxi?-Un señor que nada más montarse en el taxi me dijo que no me iba a dar propina pero que me iba a amenizar la carrera contándome chistes. Y así fue.-Tras su experiencia como escritor, ¿ha pensado en cambiar de profesión?-Esto ha sido un divertimento y un placer pero dudo que me diera para comer. Mi fututo inmediato es ser taxista.-Por su taxi ha pasado algún premio Nobel y muchos famosos. Cuéntenos.-He tenido el placer de llevar a Camilo José Cela o a Saramago. Hace poco, sin ir más lejos, se subió Anne Igartiburu.-¿Qué le contó Cela?-Fue una carrera muy cortita. Principalmente se preocupó por el sector.-Por cierto, Cela tenía fama de tacaño ¿le dejó propina?-(Risas). La verdad es que no recuerdo. Fue bastante amable, eso sí.-Quién suele romper el hielo ¿el taxista o el cliente?-Es una sintonía de los dos como en cualquier otra relación humana. Es algo que surge espontáneamente.-¿Para cuándo la segunda parte?-Quién sabe.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Dudo mucho que la literatura me diera para comer»