Consumir ultraprocesados aumenta un 33 % el riesgo de padecer depresión

Marta Otero Torres
marta otero REDACCIÓN / LA VOZ

SALUD

El proyecto SUN estudió durante más de diez años a 15.000 graduados universitarios

15 nov 2019 . Actualizado a las 18:34 h.

Consumir ultraprocesados de forma habitual puede llevar a un mayor riesgo de desarrollar depresión clínica en el futuro. Es la evidencia extraída de un estudio con más de 14.000 voluntarios de la cohorte Seguimiento Universidad de Navarra (SUN), dirigido por Miguel A. Martínez- González, investigador principal del CIBER en su área temática de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN).

Tras estudiar durante una media de más de diez años los hábitos alimentarios de un total de 14.907 voluntarios que no habían sufrido nunca depresión al inicio del estudio, se detectaron 774 nuevos casos de depresión clínicamente diagnosticada durante un seguimiento máximo de 16 años. Los consumidores de alimentos ultraprocesados presentaban un incremento relativo del riesgo de desarrollar depresión del 33 % en comparación con quienes tenían un consumo nulo o mínimo. Este efecto adverso era todavía mayor en personas con niveles bajos de actividad física.

Según Clara Gómez Donoso, investigadora del departamento de Medicina Preventiva y primera autora del trabajo, el trabajo comenzó en 1999 con graduados universitarios en Navarra y luego se abrió a toda España. «A los participantes se les hace un seguimiento cada dos años que sirve de actualización para ver el cambio en los hábitos y las enfermedades que van desarrollando a largo plazo».