Rafael Santandreu: «Una mente feliz es una mente de preferencias, no de exigencias»

Ignacio Carballo González
i. carballo SANTIAGO / LA VOZ

SALUD

Sandra Alonso

El psicólogo y escritor ofrece en su libro «Ser feliz en Alaska» claves del entrenamiento para ser «excepcionalmente fuertes»

04 abr 2017 . Actualizado a las 07:57 h.

Al psicólogo Rafael Santandreu (Barcelona, 1969), el calificativo de autor de superventas de autoayuda se le queda corto. Apela a sus resultados en la psicoterapia como garantía de lo que el lector descubre en sus páginas. Vendió más de un millón de copias de su libro anterior, Las gafas de la felicidad, en el que pretendió que cualquier persona pueda convertirse en su propio psicólogo para superar sus neuras. Estos días presenta en Galicia Ser feliz en Alaska (Grijalbo), que da las claves para que uno mismo sea su «coach» en el entrenamiento para ser «excepcionalmente fuerte».

-Usted basa su método en la psicología cognitiva. ¿La felicidad se aprende?

-La clave de nuestro mundo emocional está en nuestro diálogo interno, en nuestra filosofía personal. Ahora pasamos al desarrollo personal, una vez superadas la depresión y la ansiedad, para volvernos excepcionalmente fuertes y ser un modelo para quienes nos rodean.

-¿Y cuáles son las claves de esa filosofía personal?

-Se compone de una serie de preceptos. Por ejemplo, necesitamos muy poco para estar bien, para ser felices. Otro sería que la perfección no existe, y en este universo ni siquiera sería deseable. Otro concepto que la gente aprende es que en nuestro país, parafraseando a Aznar, las cosas van bien, van demasiado bien. Y otro, que nadie necesita a nadie, sin embargo la colaboración es una cosa maravillosa.