Una enfermedad irreversible y sin tratamiento terapéutico

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

SALUD

Claves del síndrome Aicardi-Goutières

El síndrome Aicardi-Goutières es una enfermedad neurodegenerativa poco común, grave, progresiva y sin cura

10 oct 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

El auto judicial a través del cual se archivaba ayer la causa incluye un informe suscrito por el Instituto de Medicina Legal (Imelga)en el que se describen pormenorizadamente las características de la enfermedad que padecía Andrea. El síndrome de Aicardi-Goutières, expone ese documento, «es una enfermedad neurodegenerativa, de inicio precoz y de curso clínico grave y progresivo». Se trata, según la bibliografía médica, de una encefalopatía progresiva «con herencia autosómica recesiva». Se inicia antes del primer año de vida y se manifiesta en síntomas como irritabilidad, dificultades para alimentarse, desarrollo de microcefalia evolutiva o ralentización del desarrollo psicomotor, entre otros.

No existe un tratamiento que actúe sobre sus causas, aunque los estudios genéticos podrían abrir nuevas vías en el futuro.

El Imelga concluye que el síndrome de Aicardi-Gautières es «una enfermedad irreversible e incurable», de manera que, aplicadas estas consideraciones al caso de Andrea, cualquier tipo de tratamiento que se le aplicase «no tendrá un fin curativo ni modificará la historia natural de esta enfermedad».