Inglaterra juega ahora con portero

Pickford, designado hombre del partido, vuelve a ser clave para los de Southgate con tres paradas soberbias


Jordan Pickford empezó representando a unos pocos y ha acabado por representarlos a todos. El original vídeo con el que Inglaterra anunció su lista para el Mundial saltaba de un punto a otro del país para que un grupo de chavales fuera desvelando la identidad de los 23 elegidos. Después de Kyle Walker, anunciado por dos crías y un niño con gorra que le gritaba «You are in the squad, bro» («Estás en el equipo, hermano»), le tocó a Pickford, cuyo nombre salía de la boca de un chico con la camiseta del Sunderland que chutaba para que un amigo detuviera el balón en la portería de una cancha de fútbol sala. «Repping the Mackems», apostillaba el joven meta. «Representando a los Mackems»; a la gente de la ciudad portuaria del norte en la que nació y jugó el futbolista designado por Southgate para acabar con la maldición.

Desde Banks y Shilton

No ha habido paz desde hace décadas bajo los palos de la selección inglesa. David Seaman, David James, Paul Robinson, Scott Carson, Joe Hart... Todos devorados por fallos garrafales a la sombra de dos portentos como Peter Shilton y Gordon Banks. Imposible dar la talla del portero que sostuvo al ganador del Mundial del 66 ni la de su sucesor. O así era hasta que el combinado de los tres leones partió hacia Rusia a escribir la historia de otra decepción. Nada se esperaba de Inglaterra ni de Jordan Pickford, que ni siquiera tenía asegurada la titularidad.

Con 24 años y solo tres encuentros internacionales en el currículo, se quedó con el número 1, le ganó el pulso a Jack Butland y no cometió ninguna pifia frente a Túnez y Panamá. El equipo se clasificó para octavos y ahí sí, en el último duelo de la fase de grupos, Pickford se quedó a centímetros de detener el chut de Januzaj, recuperando para su plaza la condición de sospechoso habitual. Wenger, por ejemplo, ya había señalado el puesto como el gran lunar de la selección. Aquel tanto de Bélgica convirtió en segundo de grupo al conjunto de las islas, y a partir de ahí todo ha seguido según el plan.

Mientras los belgas tomaban el camino de Brasil, la derrotada empezaba por Colombia su ruta hacia la final. Frente a los sudamericanos, el meta realizó una de las intervenciones del torneo, neutralizando el fenomenal zapatazo de Uribe para aplazar un instante el empate que llevó a la tanda de penaltis. Falló el suyo Henderson, pero apareció Pickford, deteniendo a Bacca el chut definitivo. «The Mackems stick together» ?«los Mackems permanecen juntos»?, respondió cuando fue a darle las gracias su compañero, también nacido en Sunderland. La ciudad y el equipo en el que empezó a brillar el portero, aprovechando la oportuna lesión del italiano Mannone; el conjunto que abandonó hace un año, fichado por el Everton a cambio de 30 millones de euros.

No ha tenido un curso brillante con los toffees, pero Southgate se abrazó a la agilidad y excelente juego de pies del futbolista, algo menudo para lo habitual en la plaza (1,85). Colombia le dio la razón y Suecia se la ha vuelto a dar. Tres espectaculares paradas, una a Claeson y dos (la primera, soberbia) a Berg le valieron al meta la condición de hombre del partido y a Inglaterra, que ahora juega con portero, una semifinal.

Gareth Southgate: «Es el prototipo de lo que debería ser un arquero»

El entrenador de Inglaterra, Gareth Southgate, destacó la fortaleza y el espíritu colectivo de su equipo para vencer 2-0 a Suecia y clasificarse a las semifinales del Mundial.

«Lo colectivo fue la clave», elogió el técnico tras el partido en Samara. «Somos un equipo que sigue en mejora. Sabemos dónde estamos. Tenemos éxito porque todo el mundo trabaja tan duro. Llegamos hasta aquí porque lo colectivo fue tan fuerte».

Southgate recordó que Inglaterra venía de derrotar a Colombia por penaltis en octavos de final, un «esfuerzo físico y mental». «Venir de eso y llegar a lo de hoy y controlar el partido es una verdadera señal de resiliencia para un equipo tan joven», analizó.

La victoria devolvió a Inglaterra a sus primeras semifinales desde 1990 y las terceras de su historia, un logro histórico que no pasó por alto Southgate.

«Ser el técnico de Inglaterra es ya de por sí un privilegio increíble. Haber podido traer al equipo hasta aquí, sabiendo la gente que lo intentó antes, gente a la que respeto mucho, me hace sentir un privilegiado», sostuvo.

El técnico destacó la juventud y falta de experiencia de muchos de sus jugadores para considerar aun más admirable «el enorme orgullo, la calidad y la mentalidad con la que jugaron», y elogió en particular al meta Jordan Pickford, elegido hombre del partido. «Nuestro portero hizo un par de paradas en momentos clave», destacó el técnico. «Para mí es el prototipo de lo que debería ser un arquero».

Consultado por Suecia, Southgate lo calificó como «un equipo destacable» y recordó que antes del Mundial dejó en el camino a Holanda o Italia y en el torneo a Alemania.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Inglaterra juega ahora con portero