Romería vikinga, sombras argentinas

M.G.Reigosa

RUSIA 2018

Alberto Estévez | EFE

Islandia supo rentabilizar su fútbol sencillo y neutralizar a Messi, que incluso falló un penalti

16 jun 2018 . Actualizado a las 20:06 h.

Arrancó el Mundial para Islandia y Argentina con empate y poco fútbol. Romería vikinga y sombras argentinas, con Messi apagado, más allá de que marrase un penalti demasiado telegrafiado y bien contrarrestado por Halldorsson, y sin nadie que saliese al rescate en el colectivo de Sampaoli. Si acaso, Banega y Pavón, que entraron sobre la marcha durante la segunda mitad y que trataron de inyectar algo de verticalidad y viveza.

Bastaron los tres primeros minutos de partido para saber cómo iba a discurrir la contienda. Islandia sacó de centro, hacia atrás, buscó un envío largo y así se aproximó al área de Caballero, en apenas veinte segundos. En los dos minutos siguientes, casi tres, Argentina tocó hasta la saciedad en campo propio, se espeso al pasar la línea divisoria y no llegó a encontrar la manera de desordenar la buena disposición defensiva del oponente.

Muchas dudas

El equipo de Sampaoli dejó muchas dudas en su estreno. Ante un rival que apenas hace circular el balón en el centro del campo, Mascherano y Biglia fueron dos jugadores insustanciales a la hora de armar el juego. Tampoco ayudaron las bandas. Y Messi, que tenía libertad para moverse, empezó buscando su sitio y se fue perdiendo con el paso de los minutos. Arriba, Agüero estuvo muy solo. En ocasiones, incluso bajó a campo propio a buscar el balón.