Patrocinado por:

Oral-B amplía su gama de cepillos de dientes con IA

OCIO@

Las nuevas series iO 4 y 5 tienen la misma tecnología de microvibraciones que el dispositivo de referencia y un sensor de presión inteligente que asegura el cuidado de las encías. iO10 con iO Sense, la base con temporizador y luces que informan sobre el cepillado, es la punta de lanza de un ecosistema de salud digital.

19 dic 2022 . Actualizado a las 20:52 h.

La compañía Oral-B, perteneciente a la multinacional estadounidense Procter & Gamble, fue pionera hace dos años al introducir la inteligencia artificial (IA) en una actividad de higiene básica como es el cepillado bucal. Este año presentó en el Mobile World Congress, en un evento al que pudimos asistir, su última innovación en esta tecnología: el nuevo cepillo eléctrico iO10, que viene acompañado de una base magnética digital denominada iO Sense que guía el cepillado en tiempo real con la ayuda de la IA para garantizar encías y dientes más saludables.

«Es una fusión de tecnología innovadora, diseño sofisticado y un increíble rendimiento. iO10 con iO Sense es nuestro último compromiso para construir un ecosistema de salud digital liderado por tecnologías avanzadas, soluciones accesibles y las herramientas educativas más efectivas para mejorar el cuidado bucal y la salud de todos», explica Valeria Conti, directora de la Cuidado Bucal en Oral-B España y Portugal.

La inteligencia dirige el cepillado de manera intuitiva para ofrecer una experiencia totalmente personalizada. En concreto, nos guía en tres aspectos: cuándo cepillarnos, gracias al temporizador y el reloj Wi-Fi integrados en iO Sense; dónde, mediante unas luces integradas en la base, y cómo cepillarnos, con un seguimiento de los objetivos e información personalizada después de cada sesión, a través de la aplicación de Oral-B.

iO Sense es también un cargador magnético que permite al dispositivo recuperar su autonomía en solo tres horas. Para los usuarios que están siempre fuera de casa, viene con estuche de viaje con carga Power2Go.

Pero la clave de este cepillo de dientes inteligente es la tecnología de microvibraciones de Oral-B iO, capaz de eliminar hasta un cien por cien más de placa bacteriana que un cepillo manual, lo que aporta una sensación de limpieza profesional en casa. Usar iO10 es una experiencia sensorial que convierte una tarea tediosa en algo que apetece hacer.

En las pruebas clínicas, Oral-B iO ofreció una limpieza más profunda de los dientes y las encías. En comparación con los cepillos manuales, los usuarios de Oral-B iO experimentaron seis veces más eliminación de placa a lo largo de la línea de las encías; y el el plazo de una semana tenían los dientes más blancos.

iO10 con iO Sense está disponible en dos diseños de «inspiración galáctica» _negro cósmico y blanco polvo de estrellas_ por 499 euros. La versión original de este dispositivo (iO9) continúa a la venta por 329 euros. No tiene la base iO Sense, pero sí la misma tecnología de microvibraciones, que permite que el 83 % de los pacientes con encías inflamadas hayan superado este problema en ocho semanas.

Pero en Oral-B quieren trasladar esta experiencia superior de cepillado a un precio más asequible y por eso han lanzado las nueva series iO 4 y 5. Por 159 y 179 euros, respectivamente, están también impulsados por inteligencia artificial y cuentan con un sensor de presión inteligente que nos dice, en tiempo real, si estamos ejerciendo la presión correcta en las encías. Incluyen modos inteligentes para personalizar la limpieza y su cabezal de cepillo redondo está inspirado en las herramientas de los dentistas. Los iO 4 y 5 vienen en una gama de colores que incluye blanco, negro y rosa.

Desde este año, el chef Jordi Cruz es la imagen de Oral-B iO. «Hoy en día la tecnología permite crear sensaciones que parecen de otro planeta _asegura el tres estrellas Michelin_. Veo muchas sinergias entre el nuevo iO10 y su nueva base con inteligencia artificial y la cocina de vanguardia. Hoy desafiamos la gravedad: masticamos ciencia, arte, tecnología, diseño... todo esto tienen en común mi cocina y Oral-B».