Bill Gates se despide en Las Vegas de la escena tecnológica

DPA

OCIO@

Acudió por primera vez en la gran feria en 1983.

02 ene 2008 . Actualizado a las 18:24 h.

Bill Gates acudió en 1983 a su primera presentación en la gran feria tecnológica de Las Vegas acompañado por su padre. El señor William H. Gates se ocupó en esa ocasión de cambiar las diapositivas que ilustraban el discurso con el que su hijo presentaba la primera versión de Windows. Entonces no se había inventado aún ningún programa de presentaciones, como PowerPoint, ni existían los proyectores conectados directamente a la PC.

Casi un cuarto de siglo más tarde, el fundador de Microsoft acudirá a la edición de este año de Comdex por última vez: el multimillonario renunciará los próximos meses a la dirección de Microsoft para dedicarse de forma exlusiva a su trabajo como filántropo en la Fundación Bill & Melinda Gates.

La atención mundial sobre el encuentro de la ciudad costera en el estado norteamericano de Nevada ofreció a Gates en las décadas pasadas el escenario perfecto para importantes anuncios. Después de la presentación de Windows 1.0, el rostro más popular de la revolución tecnológica dio el 12 de noviembre de 1994 su propia visión de un mundo marcado por la omnipresencia de la informática.

Gates advirtió entonces que la computadora personal revolucionaría de forma radical la vida privada y profesional. Un año más tarde, el arrasador éxito de Windows 95 pareció confirmar su tesis.

Gates dio un paso más en la cita de 2001 al augurar un decenio marcado por las nuevas tecnologías: «En esta década digital la tecnología de la computación modificará cada sector de nuestra vida y concretará la promesa de una computadora realmente personal y realmente segura». Una vez más, el pronóstico de Gates no falló. En los años siguientes, sin embargo, ese «estilo de vida digital» contó con nuevos protagonistas, como Google o Apple, en tanto que Microsoft quedó relegado en nuevas tendencias tales como el comercio electrónico o el boom del iPod.

La próxima y última comparecencia de Gates en Las Vegas, prevista este domingo, llega en un momento plagado de nuevos retos para Microsoft. El sistema operativo Windows Vista no ha satisfecho las expectativas que el propio Gates depositó en él, y muchos clientes, en particular profesionales, siguen confiando en el anterior Windows XP.

Microsoft también intentará contraatacar el modelo «Software como servicio», con el que empresas como Salesforce.com ofrecen programas a través de la web, con el lema «Software más servicio». Tampoco el sector de la telefonía móvil marcha según lo previsto: contradiciendo las estimaciones de Gates, Google experimentó un espectacular crecimiento en este segmento y amenaza ahora el Windows Mobile de Microsoft con un nuevo software llamado Android.

Las respuestas a estos desafíos ya no llegarán de la mano de Gates, que, tras ceder su puesto de director general de Microsoft a su eterno colaborador Steve Ballmer en enero de 2000, prevé abandonar casi por completo la empresa antes de este verano (boreal).

La responsabilidad de suplir el gigantesco vacío que deje este paso al costado recaerá sobre dos expertos del sector: Craig Mundie y Ray Ozzie. Mundie, veterano de Microsoft, ostenta ahora el título de director de Investigación y Estrategia. Ozzie, inventor del sistema Lotus Notes, llegó a la empresa cuando Microsoft absorbió en 2005 su compañía, Groove, y recibió el encargo de director arquitecto de software.

Aún es difícil saber cuál de los dos expertos terminará por heredar el cargo de la cabeza visible de Microsoft. En los últimos meses, ni Mundie ni Ozzie escaparon de la sombra del todopoderoso Gates. Lo único claro, hasta ahora, es que la edición 2009 de CES, la feria que está desplazando a Comdex también en Las Vegas, tendrá que encontrar un nuevo orador para su inauguración. «Podrían invitarme, pero no sé si realmente querrán hacerlo», anunció el gurú de Microsoft hace ya un año: «Porque ya no hablaría sobre sobre magníficos softwares, sino sobre enfermedades contagiosas».