Hugo Santos: «La fiscalidad y la seguridad han puesto a Portugal de moda»

«Aquí no hay burbuja inmobiliaria», asegura el vicepresidente de los promotores e inversores inmobiliarios portugueses


vigo / La voz

El 25 % de la inversión inmobiliaria está llegando a Portugal desde el extranjero. Hugo Santos Ferreira, vicepresidente de los promotores e inversores inmobiliarios portugueses, está convencido de que la buena fiscalidad y el mejor trato han hecho del país un escenario idóneo para invertir. «Y aquí no hay burbuja inmobiliaria», asegura.

-¿Por qué está de moda Portugal?

-A todo lo que teníamos por nuestra historia, el muy buen clima, la buenísima gastronomía, 900 años de historia, una costa con más de mil kilómetros, unas playas preciosas, el ser un país con mucha luz y 3.000 horas de sol al año... se ha unido ahora una buena salida de la crisis.

-¿Qué fórmulas han incidido de manera más determinante en esa capacidad de atracción de la que goza ahora Portugal?

-Se han creado programas de captación de inversión extranjera específicos como la Golden Visa, que favorece la captación de extranjeros que se quieren instalar en Europa, y fue creado también un programa para residentes no habituales, otra vía fiscal que otorga exenciones a los no portugueses que pasen a residir aquí al menos 183 días al año.

-¿Es pues una cuestión exclusivamente fiscal?

-El pueblo portugués es muy acogedor, muy hospitalario. Además, el hecho de que en Portugal se hable con facilidad dos, tres lenguas extranjeras también es clave. Es muy fácil encontrar en la calle personas que hablen a la vez castellano, inglés y francés, y ahora también hasta chino. Eso facilita mucho la recepción.

-¿La seguridad también es muy valorada a la hora de invertir?

-Es muy, muy importante. La fiscalidad, la seguridad y el buen trato han puesto a Portugal de moda. Es un país muy seguro, de los más en el mundo. Aquí afortunadamente no ha habido ataques como los de Barcelona o Francia, y muchos de los inversores que antes se centraban en el Magreb, Turquía o países con una gran inestabilidad geopolítica se han venido a Portugal.

-¿Es el sector inmobiliario el más beneficiado por la salida de la crisis?

-Está habiendo un gran desarrollo del sector inmobiliario y del turístico también. Son los dos motores de la economía portuguesa que empujan uno del otro. El turismo se ha centrado mucho en las ciudades y la inversión inmobiliaria igual. Lisboa y Oporto han sido elegidos como dos de los diez mejores destinos del mundo para vivir, visitar y trabajar.

-¿Están funcionando en su sector los programas de captación de inversiones extranjeras?

-El 90 % de los permisos de residencia a cuenta del programa Golden Visa tienen como base proyectos de inversión inmobiliaria, lo que da cuenta del dinamismo del sector. Los visados de oro han supuesto la inversión de más de 3.000 millones de euros extranjeros. Y el programa para residentes no habituales también está ligado casi en su totalidad a proyectos inmobiliarios.

-¿Qué papel está jugando la apuesta por la rehabilitación?

-Una serie de reformas legislativas y leyes fiscales han hecho desde el 2014 que la rehabilitación se haya convertido en la apuesta de todos en Portugal.

-¿Cómo se beneficia entonces quien se decante por rehabilitar en lugar de hacer una obra nueva?

-Se ha creado un régimen facilitador de la rehabilitación con exenciones fiscales. Por ejemplo, no pagar el impuesto de propiedad, ni el de transmisiones, y el IVA baja del 23 al 6 %.

-¿De qué países llega esa inversión extranjera?

-Franceses, brasileños y chinos principalmente, y luego ingleses, españoles, rusos y turcos. También hay mucha inversión institucional de inversión americana, inglesa y española con socimis (sociedades cotizadas anónimas de inversión inmobiliaria).

-¿Tiene cuantificado cuánto se invierte en el ladrillo en Portugal?

-En el 2017 se invirtieron 20.000 millones de euros, y de ellos 4.700 llegaron del extranjero. Esa inversión extranjera equivale a la que hace todo Portugal en el sector textil, por ejemplo, o tres veces más que con el calzado.

-¿No les explotará también al final la burbuja inmobiliaria?

-No, porque la oferta se asienta en una gran demanda. Prácticamente la totalidad de los inmuebles en promoción están ya vendidos en plano. No habrá burbuja, hay mucha demanda y no hay stock de vivienda vacía.

«Aquí no hay burbuja inmobiliaria. Hay mucha demanda y no hay vivienda vacía»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Hugo Santos: «La fiscalidad y la seguridad han puesto a Portugal de moda»