En el supermercado


Había entrado con mal pie, o mejor dicho, con mal carro, con un carro fatal. La rueda derecha fallaba y el maldito se desplazaba continuamente hacia la derecha. Además, como no lo había inspeccionado bien, se encontró con una hoja de lechuga de aspecto triste y un guante de esos que se usan para manosear la fruta. Algo cabreado, se adentró en el largo pasillo de los lácteos. Tenía que comprar leche de soja para su hija, desnatada para su mujer y para él... ¡bah! A él de daba igual la clase porque únicamente manchaba su café mañanero con unas gotas. Su mirada se posó en el estante de los quesos y una sonrisa se dibujó en su cara. ¡Bien! Aquí podría elegir sin pedir permiso a nadie. Agarró un trozo de queso curado de oveja y, cuando ya lo había depositado con cariño en el maltrecho carro, se acordó de lo que le había dicho su médico en la última revisión: «Tienes que dejar los quesos grasos, tu colesterol está subiendo de forma alarmante». La sonrisa se le borró de un plumazo. Recogió su pequeño tesoro y lo volvió a colocar con pena en la estantería. ¡Qué asco de vida! Siguió con tristeza hacia la derecha, por donde el carro lo obligaba a ir, llegando a la zona de los aceites. De arriba abajo, de izquierda a derecha fue comprobando las variantes: oliva, oliva virgen extra, girasol, sabor a albahaca, tomillo... ¡horror! ¿De dónde habían salido tantas variantes? A ver, cogería el de oliva para freír, el extra virgen para las tostas y girasol para la repostería. Por último, ya cansado de pensar, llegó a la zona de cervezas y vinos. Cogió cuatro packs de cervezas sin alcohol y únicamente uno con él. Este último lo escondió en el fondo, ocultándolo de miradas inquisitivas. La conversación con su médico removió su conciencia. Pero esta vez no claudicó. La vida es corta, pensó caminando rápido hasta la caja. Y arrastró el carro, empujándolo como si no hubiera un mañana.

Carmen García Vázquez, maestra, 63 años, A Coruña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

En el supermercado