Rafaelo


Se ganaba la vida como patrón de una destrozada chalana a motor entre los puertos de Cetara y Positano, dos privilegiados pueblos situados en la bonita costa blanca de Amalfi. El mar Mediterráneo era su medio de vida, y su hábitat natural desde muy chico, tal y como dejaban ver los profundos surcos marcados en su curtida cara de marinero. De niño sus padres lo habían abandonado y se había refugiado en un hogar infantil de los hermanos Franciscanos, hasta que, a los doce años, lo cambió por su familia, la única que había conocido, la mafia amalfitana. Desde entonces ya había pasado un par de veces por chirona, pero il lavoro di Napoli ­-que era como él lo llamaba- era la única forma de ganarse el pan que conocía. Rafaelo era un obrero de medio pelo de la camorra que se ocupaba del contrabando en la costa, accediendo con su embarcación varias millas mar adentro, para ayudar en la descarga de fardos desde los buques nodriza y, posteriormente, repartir la carga por los inaccesibles acantilados de la costa que conocía como la palma de su mano. Aquella despejada noche de junio ya había finalizado la descarga desde el buque, y se dirigía de regreso a la costa. En cierto instante, su barca golpeó fuertemente contra un objeto, haciéndola tambalear. Rafaelo salió apresuradamente a la cubierta y lo que se encontró lo dejó petrificado. Un grupo de unas treinta personas se agolpaban en una patera de madera a punto de hundirse. Desde el interior de la balsa se podía escuchar: For God’s sake!, misericord… Mientras emitía el aviso de emergencia a las autoridades desde su radio a la entrada del puerto de Positano, era inevitable pensar en su exilio inmediato del país. La mafia no le perdonaría jamás el arrojar la carga por la borda a cambio de salvar a los migrantes. Pero él no lo había dudado ni un instante, su pasado franciscano le había enseñado lo que era la fraternidad: no eran carne humana, eran sus hermanos.

Alfonso Argüeso López, ingeniero eléctrico, 41 años, A Coruña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Rafaelo