¿Por qué la FIFA sancionaría con una tarjeta amarilla a Neuer por llevar el brazalete arcoíris en el Mundial de Catar?

QATAR 2022

Friedemann Vogel | EFE

El capitán alemán había anunciado que llevaría el complemento, aunque finalmente no lo hizo para evitar las represalias aseguradas por la institución

23 nov 2022 . Actualizado a las 19:05 h.

El Mundial de Catar se ha visto envuelto en numerosas polémicas durante los últimos meses, especialmente relacionadas con la vulneración de derechos humanos en el país, entre ellos los del colectivo LGTBI. La homosexualidad es ilegal en el emirato y los musulmanes pueden enfrentarse a la pena de muerte si son procesados por ello. 

Durante los meses previos al comienzo de la competición, se dieron a conocer declaraciones de varias personas vinculadas a la organización del Mundial que avivaron esta polémica. Nasser al Khater, director del comité organizador, puntualizó que la «tolerancia» del país durante la disputa del Mundial hacia la comunidad LGTBI estaría condicionada a que los aficionados pertenecientes a dicho colectivo no manifestasen «muestras de afecto en público». Khalid Salman, embajador del torneo, se refirió a la homosexualidad como un «daño mental».

Debido a esta situación de discriminación ante el colectivo, los capitanes de varias selecciones anunciaron que, como símbolo de protesta, disputarían los partidos del Mundial llevando el brazalete One Love de la FIFA, creado para reivindicar los derechos LGTBI. Estas selecciones fueron, inicialmente, las de Países Bajos, Bélgica, Suiza, Gales, Francia, Dinamarca y Alemania, a las que sumaron su apoyo Noruega y Suecia, que no participan en el campeonato.

La normativa de la FIFA obliga a los jugadores a respetar su reglamento de equipación, en el que se recoge que el brazalete que deben emplear los capitanes es el que proporciona la organización del Mundial —en este caso, el de la campaña No Discrimination—. Los jugadores sabían que podrían recibir sanciones si se sumaban a la iniciativa y, pese a esto, el capitán de Inglaterra, Harry Kane, aseguró que no se echarían atrás.

Sin embargo, después de que la FIFA anunciase que recibirían una tarjeta amarilla, la federación inglesa decidió frenar la iniciativa debido a que previamente entendían que estas multas iban a ser de carácter económico y no deportivo, como amenazó después la institución. A Inglaterra se sumaron el resto de selecciones que habían anunciado su participación en el Mundial con el brazalete arcoíris, a excepción de Alemania

Su capitán, Manuel Neuer, insinuó que desafiaría a la FIFA y participaría en el encuentro contra Japón, su debut en la competición, con el brazalete One Love. Aseguró estar dispuesto a asumir la sanción y a pagar de su propio bolsillo la multa que se impondría a la federación alemana. Pero la selección alemana decidió cambiar su estrategia para evitar las sanciones y Neuer saltó al terreno de juego con el brazalete autorizado por la institución.

Para mantener su protesta, los jugadores posaron hacia los medios de comunicación tapándose la boca y la federación alemana emitió un comunicado en el que aseguró que «su postura se mantiene». «Con nuestro brazalete de capitán queríamos dar ejemplo de los valores que defendemos en la selección: la diversidad y el respeto mutuo. Ser ruidoso junto con otras naciones. No se trata de un mensaje político: los derechos humanos no son negociables», apunta el escrito.

Pese a que Alemania decidió cambiar su protesta, el segundo asistente del partido, Zachari Zeegelaar, revisó el brazalete de Neuer para confirmar que lucía el de la campaña No Discrimination. El meta alemán habría sido sancionado con una tarjeta amarilla por llevar el complemento que sí llevó la ministra del Interior de su país, Nancy Faeser, a la que se vio en el palco de autoridades del estadio luciendo el brazalete arcoíris.

Los jugadores de Alemania, antes del inicio del partido contra Japón

El gesto de protesta de Alemania en el partido contra Japón

La Voz

Continúan las protestas de las selecciones en el Mundial de Catar. Los jugadores alemanes han sido los últimos en sumarse a las reivindicaciones en el encuentro contra Japón que supuso su debut en el torneo. Tras las amenazas de sanción por parte de la FIFA para todos los capitanes que participasen en la competición llevando el brazalete One Love, los futbolistas de Alemania decidieron protestar durante el posado previo al inicio del partido.

Los once jugadores que conformaron el once inicial de Alemania para dicho encuentro posaron hacia los medios de comunicación tapándose la boca. Minutos después del comienzo del partido, la selección alemana publicó en sus redes sociales esta imagen, acompañada de un mensaje en el que se lee: «Con nuestro brazalete de capitán queríamos dar ejemplo de los valores que defendemos en la selección: la diversidad y el respeto mutuo. Ser ruidoso junto con otras naciones. No se trata de un mensaje político: los derechos humanos no son negociables».

Seguir leyendo