6-2 | Inglaterra afila sus colmillos ante Irán

QATAR 2022

PAUL CHILDS | REUTERS

Los «Three Lions», con Declan Rice y Jude Bellingham deslumbrantes, pasaron por encima del combinado de Queiroz en su estreno en el Mundial de Catar

21 nov 2022 . Actualizado a las 19:06 h.

Sin el brazalete OneLove, pero con hambre de victoria. Inglaterra, que no conseguía un triunfo desde marzo, se desquitó en su estreno en Catar ante Irán (6-2). Los Three Lions hincaron la rodilla, y los iraníes no cantaron el himno. Las reivindicaciones se hicieron sentir en el Khalifa International Stadium. Al igual que los goles.

Arrancó el partido con los de Queiroz pertrechados en su propio campo. Con un bloque compacto, no descuidaron su espalda ni dejaron pasillos interiores a los ingleses. La primera clara de la subcampeona de Europa llegó de las botas de un Maguire muy diferente al del Manchester United.

Tras un inicio rápido después de un balón parado, Harry Kane, muy pillo, detectó el espacio y centró. Irán, desprevenida, no lo vio llegar. Beiranvand palmeó el esférico y el central no llegó cómodo. La salida le costó cara al guardameta iraní. En esa acción fortuita chocó contra Majid y terminó noqueado y con una hemorragia. El partido se paró durante unos largos seis minutos y, aunque el arquero intentó probarse, no fue capaz de seguir. Con las manos en el rostro, fue retirado en camilla. Hosseini ocupó su lugar.

Pero los minutos en espera no enfriaron el partido. Irán comenzó a salir de su cueva, estirándose poco a poco. Y las faltas se convirtieron en sus aliadas. Querían ponerle pausa y enfriar el juego. Ni así pudieron frenar a los Three Lions, que afilaban sus garras a cada minuto que pasaba.

Los de Southgate mandaban en la posesión, pero todavía les faltaba finalizar sus llegadas. Pese a la salida de balón lenta, la línea de tres medias puntas ayudaba a que los movimientos de arriba fueran más unidos y más claros. El monólogo de llegadas culminó con Jude Bellingham. El joven futbolista abrió la veda.

El jugador del Borussia Dortmund, tras un centro de Shaw, apareció desde segunda línea. Irrumpió, pisó en el área y cruzó el esférico con un testarazo. Su precisión sirvió, una vez más, para demostrar su talento. Pretendido por media Europa, anotó su primer gol con Inglaterra.

Una vez rota la presión en defensa de Irán, se desató el mar de goles. Tras un saque de esquina llegó el segundo. Maguire descolgó un balón perfecto para Saka. A bote pronto se perfiló y enganchó la pelota con el empeine exterior. Una obra de arte del jugador del Arsenal. Una muestra más de que la pizarra de Southgate funciona.

Inglaterra no se frenó y en su cuarto remate a puerta llegó el tercero. La jugada se inició con un ataque rápido y una transición de Bellingham. Se asoció con Harry Kane, que amagó y colgó el balón al área. Espectacular. Entonces, apareció en escena Sterling, con muchísimo hueco por delante para hacer a su gusto. Trazó la diagonal y batió a Hosseini. La primera parte murió con un combinado inglés muy superior y con un Declan Rice estelar, anticipándose a todo.

 Debut mundialista y doblete para Saka

Tras el pase por vestuarios, la dinámica no varió: los Three Lions dejaban buenas transiciones e Irán daba cierto margen. Los de Southgate querían el cuarto, y fueron a por él. Saka, caído en banda, amagó, aceleró, buscó el hueco con la zurda y no se lo pensó dos veces. Los visitantes, pasivos y frágiles, dejaron a una defensa replegada y hundida. El centrocampista no perdonó y cerró su debut en un Mundial con un doblete.

Al igual que tampoco lo hizo Taremi en la única clara que tuvieron los de Queiroz. Gholizadeh ejecutó un pase filtrado extraordinario que aprovechó el jugador del Oporto para patear con la derecha y batir a Pickford. No lo celebró a modo de apoyo por las protestas de su país.

La alegría estalló en la grada, pero no mermó la moral inglesa. Ni su eficacia. Movió banquillo Southgate, y el cambio de piezas cuajó de inmediato. Harry Kane dejó un control que fue una auténtica delicatesen y, con un toque con la puntera, orientó con un giro hacia Marcus Rashford. El jugador de Mánchester amagó, fintó y definió colando el esférico entre las piernas de Hosseini.

Pero Inglaterra no se conformó y no bajó un ápice su intensidad. Callum Wilson, con una transición a campo abierto, puso un pase a la red —muy honrado— a Grealish. El centrocampista del Manchester City llegó desde atrás y, sin oposición ninguna, convirtió el sexto.

Sardar Azmoun, en los últimos compases, estuvo a punto de anotar el segundo para Irán. Recibió un pase milimétrico dentro del área y, en un mano a mano, remató de forma inmediata. Un providencial Pickford intentó despejar el balón, que terminó impactando contra el larguero. Pero esta no fue la última para los de Queiroz. Porque el VAR les concedió un penalti tras un agarrón en el área.

Taremi, concentrado, miró al meta inglés. Engañó a Pickford y ajustó el envío. No falló. El partido, con el marcador algo maquillado, quedó visto para sentencia. La selección inglesa cerró con creces su estreno en Catar.

Ficha técnica

Inglaterra: Pickford, Trippier, Stones, Maguire (Dier, min 70), Shaw, Rice, Bellingham, Saka (Rashford, min 70), Mount (Foden, min 70), Sterling (Grealish, min 70) y Kane (Wilson, min 75).

Irán: Beiranvand (H. Hosseini, min 19), Moharrami, Cheshmi (Kanaani, min 46), M. Hosseini, Mohammadi (Torabi, min 63), Karimi (Ezatolahi, min 46), Hajisafi, Nourolahi (Azmoun, min 77), Jahanbakhsh (Gholizadeh, min 46) Taremi y Pouraliganji.

Goles: 1-0, min 35: Bellingham; 2-0, min 43: Saka; 3-0, min 45+1: Sterling; 4-0, min 62: Saka; 4-1, min 65: Taremi; 5-1, min 71: Rashford; 6-1, min 90: Grealish; 6-2, min 103: Taremi, de penalti.

Árbitro: Raphael Claus (Brasil). Amonestó a los iraníes Jahanbakhsh y Pouraliganji.

Incidencias: Partido de la primera jornada en el grupo B del Mundial de Catar disputado en el Internacional Khalifa.