Tres formas de esquivar el tramo más caro de toda la AP-9

Cientos de personas viajan a diario entre Vigo y Pontevedra en coche compartido, autobús o tren para evitar los 3.60 euros de autopista


vigo / la voz

La forma más rápida de moverse entre Vigo y Pontevedra es por autopista. Pero un peaje de 3,60 euros -el más caro de toda la AP-9 en repercusión por kilómetro- se interpone entre ambas ciudades y deriva el flujo de viajeros a otras formas de transporte no tan masivas como el coche para evitar un desembolso que la mayor parte de los usuarios consideran «excesivo». El tren, el autobús o el coche compartido son las principales opciones que valoran vigueses y pontevedreses para esquivar la tasa.

Las alternativas que manejan los fieles a las cuatro ruedas se reducen a dos: sortear la autopista o compartir coche y gastos. La conexión de la N-554, la carretera que cruza Vilaboa, con el puente de Rande supuso todo un avance y captó buena parte del tráfico que soportaban antes la AP-9 o la N-550. Tomar la vía de Vilaboa permite a los conductores evitar el paso por la cabina de peaje y llegar al destino en poco más de media hora. Solo diez minutos más que por autopista. Pero para los que tienen prisa existe otro atajo con el que ahorran un euro en peajes y consiste en tomar la salida de Cangas, cuyo importe es de 2,60 euros y permite enlazar con el puente de Rande unos metros más adelante.

Una de las opciones que cotizan al alza es el uso de plataformas como BlaBlaCar, que permite a usuarios con el mismo destino, compartir vehículo. Cada día, media docena de conductores ofrecen su coche en la web para captar acompañantes que ayuden a afrontar los gastos de combustible y peaje. Por solo tres euros y un par de clics cualquier interesado puede hacerse con un billete y disfrutar de un rato agradable en coche que puede llegar a forjar amistades mucho más duraderas que los veinticinco minutos de trayecto.

De hecho, el de Vigo-Pontevedra se ha situado entre los diez trayectos más demandados de BlaBlaCar en Galicia, según informan desde la compañía.

El coste de un viaje de ida y vuelta por carretera entre Pontevedra y Vigo oscila, en función del método escogido, entre los 11,20 euros que debe afrontar un conductor que viaja solo por autopista y sin ningún tipo de descuento o los tres euros que abona un usuario de BlaBlaCar.

Transporte público

Aquellos que prefieren tener las manos libres mientras viajan tienen en el tren o el autobús su mejor aliado. El más barato es el autobús, que permite viajar a Vigo o Pontevedra y regresar por solo 4 euros. En el último año fue la opción elegida por 422.530 pasajeros informan fuentes de Monbús, empresa encargada de comercializar los viajes por carretera entre ambas urbes.

No es el único descuento disponible en este servicio. A los que viajan de forma regular entre ambas ciudades les conviene la compra del bono de cuarenta viajes. Una oferta con la que cada ruta le saldría al usuario por 1,75 euros. Con el carné joven, la cuantía asciende a dos euros por trayecto y la tarifa normal se sitúa en los dos euros y medio.

El medio que mayor abanico de precios y horarios pone a disposición del consumidor es el tren. Desde las estaciones de Vigo y Pontevedra parten cada día cerca de medio centenar de convoyes de prestaciones y tarifas variadas.

La última incorporación a las líneas de Renfe son los trenes de alta velocidad que recorren cada día el corredor atlántico deteniéndose tanto en Vigo como Pontevedra. Son los vagones más rápidos de Galicia y completan el recorrido entre las dos ciudades más grandes de la provincia en apenas quince minutos. En función del día, la hora, el tipo de tren y si la compra es anticipada, las tarifas pueden variar entre los 8,60 euros del Alvia, el tren rápido, o los 3,20 euros del tren regional, el más lento que tarda unos treinta minutos en completar el recorrido.

En los últimos años, el número de pasajeros que viajan entre las grandes urbes de la provincia creció. Si en el 2015 fueron 216.000 los que se movieron en esta línea, en el 2016 llegaron a 230.000. Un aumento que supone un crecimiento del 6,5 %, informan fuentes de Renfe. Además, añaden desde la misma entidad que el promedio de pasajeros que viajan a diario entre las dos ciudades es de 630.

El dinero no es el único factor que influye en los usuarios a la hora de elegir el medio de transporte. El punto de la ciudad al que se dirigen tiene el mismo peso, comentan muchos de los pasajeros que se desplazan de forma regular. Así, los que se decantan por moverse en coche, propio o compartido, argumentan que las paradas del tren o el autobús no les vienen bien y se verían obligados a caminar o a tomar otro medio de transporte para llegar a su destino. Algo que incrementa el gasto o que, en el peor de los casos, les impediría llegar a tiempo a su puesto de trabajo.

Por el contrario, a los usuarios de tren le gusta la situación céntrica de estaciones como las de Urzaiz para ir de compras, por ejemplo. En Pontevedra, la facilidad para desplazarse a pie a cualquier punto es otro de los factores que valoran los vigueses que visitan la capital.

Por su parte, los universitarios que suelen moverse en autobús agradecen que los dejen directamente en el campus.

630

Al día, en tren

En el 2016, cada día viajaron entre Vigo y Pontevedra una media de 630 personas

422.530

En bus en el 2016

De las estaciones de Vigo y Pontevedra partieron en el 2016 422.530 pasajeros

6

Ofertas en BlaBlaCar

En la plataforma para compartir coche, cada día se ofrecen unos 6 conductores

La ida y vuelta diaria por la autopista puede suponer un gasto de 11,20 euros

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Tres formas de esquivar el tramo más caro de toda la AP-9