La Guardia Civil pone el ojo en el transporte con multas de 6.000 euros

Elevadas sanciones a conductores de mercancías y pasajeros por infracciones graves


Pontevedra / la voz

En tan solo seis día, los comprendidos entre el 10 y el 16 de octubre, la Guardia Civil de Tráfico de Pontevedra interpuso sesenta denuncias a vehículos dedicados al transporte de mercancías y pasajeros. No fueron hechos aislados. Lo cierto es que diariamente se denuncian en la provincia a importante número de profesionales del volante por todo tipo de infracciones a la normativa vigente. Sin entrar en los posibles casos de consumos de alcohol o, incluso, estupefacientes, lo cierto es que los agentes pontevedreses han tenido que lidiar con todo tipo de situaciones.

En este sentido, la sanción administrativa más abultada tramitada en Pontevedra en los últimos meses alude a un camión de una empresa asentada en la ciudad del Lérez que fue interceptado por la Guardia Civil en un control en la vía de O Salnés llevado a cabo el pasado 26 de febrero. Los agentes, tras observar que el vehículo transportaba madera, verificaron que, en principio, carecía de la pertinente autorización para hacerlo, circunstancia que ha propiciado que se le imponga una multa de cuatro mil euros. A esta cantidad, hay que sumarles otros ochocientos euros derivados de una segunda sanción, en este caso, por superar la masa máxima permitida para un camión de ese tamaño.

Sin embargo, estos 4.800 euros en sanciones se quedan cortos frente a los cerca de seis mil que recayeron en un transportista de una firma de Santiago que fue inspeccionado en el marco de un control rutinario en el peaje de Vilaboa de la AP-9 el pasado mes de enero. La práctica totalidad de la retahíla de infracciones que le fueron detectadas hacían referencia a infracciones vinculadas a los tiempos de descanso estipulados para los conductores, así como a la duración de su jornada laboral.

En este caso, y dado que el vehículo no presentaba, a priori, deficiencias técnicas no tuvo que ser inmovilizado. Todo lo contrario de lo que ocurrió con dos transportes en la campaña del mes pasado de la DGT. En este sentido, la tónica general de los vehículos de mercancías, así como de los dedicados al transporte de viajeros. que circulan por la red viaria de Pontevedra están en buenas condiciones, algo que queda manifiesto si se tiene en cuenta que en esos seis días fueron controlados más de medio millar de automóviles.

Por otro lado, estas inspecciones también sacan a la luz, al igual que ocurre con las alcoholemias, comportamientos multirreincidentes por parte de algunos titulares de vehículos. Así, si a finales del 2015, un vecino de Vigo fue interceptado en el peaje de Vilaboa realizando un transporte de mercancías en un automóvil ligero sin disponer de licencia (ochocientos euros de multa), apenas unos meses antes había sido localizado en este mismo punto de la autopista realizando una actividad «de transporte privado carecendo de autorización» (seiscientos euros de sanción). No acaba aquí. Y es que, a estas dos multas se sumaron con posterioridad una tercera de dos mil euros y una cuarta de otros seiscientos después de que agentes de Tráfico le dieran en alto en el entorno de la ciudad olívica detectaran irregularidades en el tacógrafo y que, de nuevo, volvía a realizar un transporte privado careciendo de permiso.

Aunque estas conductas son denunciadas tanto por la Guardia Civil como por la Policía Local, es posteriormente la Xunta de Galicia, y más concretamente la Consellería de Infraestructuras, la que determina las sanciones. Y es que es esta Administración la que tiene competencia en materia de normativa de transportes terrestres.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Guardia Civil pone el ojo en el transporte con multas de 6.000 euros