Mariscada en O Grove en el primer día del rey emérito en Sanxenxo

la voz PONTEVEDRA

SANXENXO

Foto Efe / Vídeo Europa Press TV

Juan Carlos I acudió a D'Berto a comer, pero no salió a navegar

16 may 2024 . Actualizado a las 17:53 h.

Ya empieza a ser habitual que el rey emérito descanse en su primer día en las Rías Baixas, pero lo que no es tan corriente es que arranque su estancia comiendo fuera. Suele dejar las visitas a la hostelería local para la recta final de sus días, pero en este caso y con una meteorología que no acompañó para salir a navegar, el monarca optó por salir a comer a uno de sus lugares favoritos. La comida en D' Berto, en O Grove, se alargó durante más de tres horas. 

Al salir del restaurante, el rey emérito, que vestía americana negra con una bandera de España en la solapa, se despidió del propietario, Berto Domínguez, con un caluroso abrazo. Tras abandonar O Grove, el monarca regresó a la casa de Pedro Campos, en Sanxenxo, donde tiene su cuartel general en las Rías Baixas. Lo que no cabe duda es que Juan Carlos I no perdona en cada visita salir a comer a los mejores restaurantes de la zona. 

El pasado marzo acudió junto a la infanta Elena al restaurante Ribadomar, de Cambados, donde pidió un salpicón de lumbrigante y las recomendaciones del cocinero y dueño que se mostró encantado de tenerlo en su local. Pero también se le ha visto en Culler de Pau, restaurante con dos estrellas Michelin de Javier Olleros en O Grove, donde estuvo acompañado de su hermana, la infanta Margarita; el marido de esta, Carlos Zurita; y su hija María Zurita. Este miércoles acudió a D' Berto, uno de sus preferidos y en el que ya es un cliente habitual. Mientras el tiempo no le permita salir a navegar, su entorno no descarta que vuelva a salir a comer por la zona.

Juan Carlos I llegó está tarde de martes a la casa de Pedro Campos, en Sanxenxo
Juan Carlos I llegó está tarde de martes a la casa de Pedro Campos, en Sanxenxo Ramón Leiro

Tercera visita

El rey emérito llegó el pasado martes poco antes de las nueve de la noche a Nanín acompañado de su anfitrión. Aterrizó en el aeropuerto de Lavacolla en un vuelo privado procedente de Vitoria, donde es habitual que haga escala para someterse a un reconocimiento médico rutinario. En esta ocasión, su llegada a Galicia casi coincide con la visita que la reina Sofía hizo el pasado lunes a Lugo, adonde viajó para conocer el funcionamiento del Banco de Alimentos de la ciudad. Juan Carlos I, sin embargo, está previsto que permanezca en Sanxenxo hasta el próximo domingo, pero sigue siendo una incógnita sus planes en las Rías Baixas. Cada vez son más escasas sus salidas, pero se sigue manteniendo fiel a sus visitas la Náutico de Sanxenxo y a las salidas a cenar con algún miembro de su familia.

La regata de la tercera jornada de la liga nacional de la clase 6 metros arrancará este viernes, por lo que todo apunta a que Juan Carlos I podría acercarse al puerto sobre la una de la tarde, dos horas antes de que comience la competición. En el aire queda saber si participará en la prueba. En su última visita se subió al barco, pero no compitió.