Que no sea otra muerte en vano

SANXENXO

La playa de Silgar y los barcos que alertaron a Quique Vila de que algo le había sucedido a Juan Tábara, minutos después del accidente
La playa de Silgar y los barcos que alertaron a Quique Vila de que algo le había sucedido a Juan Tábara, minutos después del accidente

El siniestro que le costó la vida al doctor Juan Tábara en Silgar no es el primero de esas características. Concello, Xunta y ADEAC deberían tomar medidas de inmediato

24 abr 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

La campaña turística de esta reciente Semana Santa en la provincia fue de lujo, especialmente en poblaciones como Sanxenxo. Pero no se me ocurre peor borrón para la villa que simboliza el destino Rías Baixas que el suceso que le costó la vida al doctor coruñés Juan Tábara, un turista que junto a un amigo (Quique Vila) disfrutaban de nadar y bucear en las, aparentemente, tranquilas aguas de Silgar. Apenas llevaban sumergidos unos minutos, cuando fue arrollado por una lancha que navegaba a gran velocidad, presuntamente de modo temerario y en una zona inapropiada de la playa que no estaba balizada. No una lancha cualquiera, sino de alta competición; con tripulantes experimentados como David Fernández; de un equipo local, patrocinado por el Real Club Náutico de Sanxenxo y Nauta, la sociedad municipal que gestiona el puerto deportivo.

Lo ocurrido en la tarde del pasado Viernes Santo fue más que una desgracia; es, como mínimo, un accidente, producto de una irresponsabilidad, como parece deducirse del atestado de la Guardia Civil. Y derivará en un probable juicio que se dilucidará por un sumario por homicidio imprudente.

Por otra parte, este suceso se circunscribe a la complicada convivencia de bañistas y otros usuarios del mar (pedaletas, motos de agua, lanchas, veleros y yates) que, cada vez más, coinciden en nuestro litoral. Me recuerda a la coexistencia de ciclistas y automóviles en las carreteras que finalmente ha tenido que regular duramente la DGT. Pues bien: en nuestras playas, el peligro es mayor, cuanto más reclamo tiene el arenal. Y en ese sentido, la playa de Silgar es una especie de pasarela que propicia situaciones de más riesgo.