El parcelado con estacas de la playa de Silgar, en Sanxenxo, ¿premio de arquitectura?

SANXENXO

CAPOTILLO

El COAG elige este sistema dentro de la categoría de arte efímero por su adaptación frente a situaciones de pandemia

07 sep 2021 . Actualizado a las 20:33 h.

Las estacas de Sanxenxo quedarán para la historia de las medidas anti covid del verano pasado. La iniciativa de parcelar la playa de Silgar fue pionera en las Rías Baixas para intentar que ocio y pandemia conviviesen de la mejor manera durante la pandemia. El alcalde de la localidad, Telmo Martín, presentó esta propuesta en mayo del 2020 como medida de máxima seguridad. Eran 780 cuadrículas a las que se llegaba por cinco accesos y con una superficie cada una de nueve metros cuadrados. Habría, además, una franja mínima de siete metros en la orilla. Esa era la teoría que se ideó para intentar mantener a raya al corazón turístico de las Rías Baixas. ¿Se consiguió? No mucho. Los turistas optaban en la mayoría de los casos por instalarse entre las parcelas y la orilla, pero también los había que recurrían al acomodador de playas para buscar su parcela a pie de playa. 

Un año después de implantar el sistema de estacas (que ya no está), el Colegio Oficial de Arquitectura de Galicia recibe esta candidatura para los premios anuales en la categoría de arte efímero. En la memoria de los arquitectos a los que se le encargó el sistema se recoge que «la solución intenta conseguir un uso y disfrute ordenado y democrático en la playa y resuelve las necesidades de los usuarios para que puedan disfrutar de la playa manteniendo las medidas de seguridad. La otra finalidad es proporcionar medidas de control fáciles y versátiles a la administración regidora de la playa». 

El estudio de Ee G + A  Arquitectos se puso manos a la obra e idearon un sistema de cuadrícula a partir de una unidad para generar un sistema de agregación a partir de esa parcela. Así, había zonas de 1-2 usuarios, otras para 3-5, otra con capacidad de seis a ocho personas y una con posibilidad de albergar hasta 12, de tal forma que los grupos de niños, amigos, equipos deportivos o familias pudiesen estar juntos. La playa se dividió en sectores para que quedase un sistema de calles y parcelas numeradas, se tomó como referencia para instalarlas la pleamar más alta dejando una franja para juego infantil y paseo. El Concello de Sanxenxo, por su parte, aportó la figura del socorrista para controlar el aforo y la distribución en las 780 cuadrículas que se montaron y para las que había una estimación de ocupación simultánea de 1.560 usuarios. La superficie del arenal en pleamar es de 30.036 metros cuadrados y las cuadrículas ocupaban 8.775.