La apuesta ambiental de Nauta recala en un proyecto europeo de biomasa

Sanxenxo calcula su huella de carbono y la compensa con un plan pionero


sanxenxo / la voz

Nauta Sanxenxo complementa su compromiso ambiental con el respaldo de un proyecto forestal europeo que compense la huella de carbono del puerto deportivo. Esta es una de sus líneas de actuación para ser un puerto sostenible y respetuoso con el medio ambiente, según explica el contramaestre de Nauta, Jesús Quintáns. «Es primordial hoy en día y para mí es una premisa imprescindible que el puerto sea una bandera de la sostenibilidad y todo lo que ello conlleva», aclara. Este es un puerto deportivo de los más importantes de las Rías Baixas y con una gran actividad.

Sanxenxo fue uno de los primeros puertos españoles en hacer un cálculo de su huella de carbono. Es decir, en Nauta se hace cada año una estimación de las emisiones a la atmósfera derivadas de la actividad portuaria en su rada y a las que se les pone una cuantía económica. Nauta fue la primera entidad de su clase en Galicia en aplicar la compensación de esa huella de carbono.

«Nosotros calculamos la huella de carbono y el resultado es un número de equivalentes de emisiones emitidas de gases de efecto invernadero». Con ese resultado, Nauta entra en el mercado voluntario internacional de compra de créditos de carbono.

Se trata de una plataforma internacional, que sirve para que las entidades que lo estimen oportuno hagan su contribución a la lucha contra el cambio climático y la mejora ambiental del planeta. «Tu pagas por comprar una cantidad equivalente de créditos de carbono para compensar las emisiones que estás haciendo», explica Quintáns.

En esta plataforma internacional hay iniciativas de regeneración de masa forestal, de energías renovables y una serie de fuentes que lo que hacen es absorber carbono y gases de efecto invernadero. «Con nuestra participación en este mercado, desde Nauta Sanxenxo nos aseguramos que con lo que estamos pagando por lo menos se está haciendo una actividad en algún lugar con un proyecto específico que está compensando lo que emitimos», remarca el contramaestre sanxenxino.

La propuesta de Nauta ha sido en estos últimos años participar en un proyecto de biomasa a nivel europeo, una iniciativa que se lleva a cabo en distintos lugares del continente. De esta forma, se aminora, en la medida en que es posible desde una entidad como Nauta, las emisiones a la atmósfera, reforzando el carácter respetuoso con el medio ambiente.

Recogida de residuos

La política de sostenibilidad de Nauta no que limita a las emisiones a la atmósfera, también ha reforzado su sistema de tratamiento de otro tipo de materiales.

«Nosotros hemos hecho una apuesta fuerte por la gestión de nuestros residuos». En este sentido, Nauta tiene instalado en el varadero un punto limpio para todas las embarcaciones y los trabajos que se realicen en dique seco. «Hacemos recogida de todo tipo de residuos y los gestionamos, con un gestor autorizado, y además tenemos otro punto pequeño intermedio, a la salida de los pantalanes, para la recogida selectiva», recalca Quintáns.

El contramaestre de Nauta recuerda que fue su entidad quien financió el punto de recogida de los contenedores redondos que se instalaron en la Praza dos Barcos, con una mejora estética y de limpieza notable con respecto a lo que había antes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La apuesta ambiental de Nauta recala en un proyecto europeo de biomasa