Los concellos costeros refuerzan la vigilancia con 59 policías locales

Sanxenxo lidera la incorporación de agentes por su fuerte incremento poblacional


pontevedra / la voz

Sanxenxo es el concello, fuera de las siete ciudades, donde se refuerza con más agentes y auxiliares la plantilla de la Policía Local en Galicia. La seguridad es uno de los temas que siempre preocupa a los concellos costeros, donde todos contratan personal temporal, pero este verano del coronavirus, la situación es especialmente delicada. La decisión sanxenxina ha sido una fuerte apuesta por el refuerzo del número de agentes, hasta un total de 40 auxiliares y tres policías por comisión de servicios, que velarán, junto con la Guardia Civil, por garantizar un verano tranquilo y con las medidas de seguridad y salud exigibles en estos tiempos de pandemia.

La avalancha de turistas se está haciendo de rogar este año, pero las miradas se dirigen a agosto, donde si la evolución de la crisis sanitaria en España mejora, es previsible que acudan muchos visitantes a la comarca, huyendo del calor de la Meseta y buscando las playas. Ante esta posibilidad y la importancia de evitar aglomeraciones, los cuatro municipios costeros de la comarca han acordado sus dispositivos especiales.

La suspensión de fiestas, conciertos y otros eventos multitudinarios a lo largo y ancho de la comarca reducen el número de posibles aglomeraciones de personas, pero sobran los momentos y los lugares donde se pueden dar concentraciones de ciudadanos sin distancia de seguridad. Por esta razón, el papel de la Policía Local se esforzará por minimizar este riego. En otros veranos, el tráfico era la prioridad absoluta, pero ahora, con el covid-19, el control de los aforos de playas y locales hosteleros y sus terrazas se ha vuelto irrenunciable. Otro de los aspectos que se vigilará es un correcto uso de las mascarillas en aquellos lugares y ámbitos donde se tenga la obligación legal de utilizarlas.

Patrullas con los socorristas

Hay que recordar que los socorristas, por ejemplo, que atenderán numerosos arenales en la comarca, así como los acomodadores de playa activos en lugares como Silgar, no tienen capacidad legal para disolver grupos o proceder a la imposición de multas o advertencia de sanciones. Es aquí donde los agentes de la Policía Local sí tendrán su papel determinante y, de hecho, en municipios como Marín, se están llevando a cabo ya patrullas mixtas de policías y socorristas, primero como medida disuasoria, pero también con capacidad sancionadora.

Sanxenxo, como capital turística de las Rías Baixas, ha optado por disponer este verano del mayor número de policías y auxiliares de los últimos años. Cuarenta agentes, procedentes de la Academia Galega de Seguridade Pública, se incorporarán en estos días a la plantilla. Siete más ya lo hicieron antes, en abril, coincidiendo con el estado de alarma. A mayores, han llegado también dos policías locales y un oficial en comisión de servicios por un año prorrogable a otro más.

Desde el Concello sanxenxino señalan que la plantilla municipal la conforman 23 agentes, de los que once se encuentran actualmente de baja, por lo que estos policías de reciente incorporación y los auxiliares contratados «ayudarán a garantizar el cumplimiento de las normas».

En el caso del municipio de Marín, la plantilla se complementa con cuatro auxiliares de Policía Local, dos ya están activos y los otros dos se incorporarán en unos días. En Bueu, serán ocho auxiliares, de los que dos tienen contrato por seis meses y los restantes por cuatro, aunque estos períodos pueden prorrogarse si es necesario. En el caso de Poio, el gobierno local ha optado por cuatro auxiliares de Policía Local por un período de seis meses.

Los municipios pequeños, sin medios, se confían a la gestión de la Guardia Civil

Bastantes de los concellos pequeños de la comarca carecen de agentes de la Policía Local entre su personal durante todo el año. La llegada del verano no supone un cambio en este sentido, ya que con escasos recursos, sus gobiernos locales se confían a la supervisión de la Guardia Civil en materia de seguridad y tráfico. Este es el caso de Vilaboa y A Lama, donde sus alcaldes consideran que el instituto armado suple las necesidades de sus municipios en estos ámbitos.

Otros concellos que sí tienen Policía Local, sin embargo, optan por otras fórmulas para atender la situación especial de la temporada estival. Por ejemplo, Ponte Caldelas dispone de dos agentes en plantilla, y el alcalde, Andrés Díaz, explicó que se ha decidido que hagan turnos durante los meses de verano de forma aleatoria en rondas de trabajo de mañana, tarde o noche, según la necesidad puntual de cada momento.

En este sentido, además, Ponte Caldelas también destacó la colaboración con la Guardia Civil, plasmada en controles de tráfico conjuntos como el realizado en la madrugada del sábado en la rotonda de Cuñas. En este operativo, que se llevó a cabo entre las doce de la medianoche y la una y media de la madrugada, se hicieron ochenta pruebas de drogas y alcoholemia. En esta jornada se detectaron cinco positivos, que ahora se exponen a sus correspondientes expedientes sancionadores.

La Guardia Civil no solo atiende con especial incidencia los municipios pequeños, dentro de sus competencias también asume una supervisión mayor en las áreas costeras y en el control del tráfico en las grandes vías de comunicación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los concellos costeros refuerzan la vigilancia con 59 policías locales