Los fuertes vientos cierran al baño diez playas de Sanxenxo

El Concello reabre provisionalmente el parque de O Vicaño


Pontevedra / La voz

Fuertes olas y vientos que llegaron a ráfagas de 60 kilómetros por hora en A Lanzada obligaron al Concello de Sanxenxo a izar la bandera roja en diez playas. La medida se adoptó ante el peligroso estado del mar, mientras que en los restantes arenales se colocó la bandera amarilla como advertencia a los bañistas. Estuvieron cerradas Canelas, Paxariñas, Montalvo, Bascuas, Pragueira, Major, Foxos, A Lapa, Areas Gordas y A Lanzada. En la costa el único incidente estuvo relacionado con una falsa alarma sobre dos personas que habrían tenido problemas cuando practicaban paddle surf en Areas. El 112, ante el aviso, llegó a montar un operativo de búsqueda en la ría, pero finalmente las dos personas fueron localizadas por un velero frente a Raxó y explicaron que no necesitaban ayuda ninguna, según señalaron fuentes de Salvamento Marítimo.

Asimismo, ya en Sanxenxo, el Concello realizó una inspección técnica de los árboles del parque de Punta Vicaño, que cerró el jueves tras el desplome de un pino de grandes dimensiones. El parque volvió a abrir al público a última hora de la mañana de este viernes.

La borrasca también obligó a desmontar la lona de la zona de sombra para personas discapacitadas en la playa de Canelas y a retirar un árbol que cortó un camino en O Revel, en Vilalonga. El Servizo Local de Emerxencias y la Policía Local intervinieron en una lista de incidencias por buena parte del municipio. Se tuvo que retirar el canalón del centro de salud de Baltar, revisar y asegurar un alero en la rúa das Cunchas y un canalón en la rúa Lugo, que se tuvieron que balizar. Fue necesario asegurar una lona en O Vinquiño y las colocadas en el Pazo Emilia Pardo Bazán, en Miraflores, así como la tela de un jardín en una vía pública en Dorrón. Por último, el Concello atribuyó al mal tiempo de esta semana un accidente en O Telleiro, donde se registró un herido leve.

Pontevedra y Poio

Por su parte, en la ciudad de Pontevedra, las intensas lluvias del jueves causaron, según las fuentes consultadas, pequeñas incidencias y algún que otro desperfecto, pero de escasa entidad. Tal vez la zona más afectad resultó el entorno de la calle Casimiro Gómez con el anegamiento de un garaje.

Similar situación se produjo en una vivienda particular de A Seara, en el municipio de Poio, donde se requirió la intervención de los voluntarios de la agrupación de Protección Civil. En este municipio, vecinos de distintos puntos informaron de cortes intermitentes en el suministro eléctrico, una situación que ende terminadas zonas, según denuncian, se viene arrastrando desde hace ya algunas semanas.

Por otro lado, los datos ofrecidos por las distintas estaciones meteorológicas de MeteoGalicia ponen de manifiesto que Cuntis fue el municipio más afectado por la borrasca. Así, se registraron las rachas de viento más fuertes hasta alcanzar los 119,9 kilómetros por hora, mientras que se acumularon 58,4 litros de lluvia por metro cuadrado, una cantidad solo superada en Galicia por los 83,5 litros contabilizados en la localidad de Lousame, en la provincia de A Coruña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los fuertes vientos cierran al baño diez playas de Sanxenxo