pontevedra / la voz

«Papá, ¿ahí dentro va el Rey?», preguntaba un niño, a la vez que intentaba hacerse un hueco entre las familias que abarrotan el muelle de torpedos para recibir al Juan Sebastián Elcano en Marín. No andaba muy desencaminado, ya que a bordo del buque escuela viajaba la Reina Sofía, acompañando a la dotación en el tramo desde Sanxenxo a Marín. La silueta del Elcano atravesaba la ría bajo un cielo encapotado que amenazaba tormenta. Poco a poco se fueron aproximando los setenta guardamarinas (ocho de ellos, mujeres), saludando en fila en un diálogo de pasodobles con el Batallón de Alumnos, que permanecía en rigurosa formación junto con la banda de música.

Finalizada la maniobra, un silencio sepulcral que ni los más ansiosos se atrevían a romper precedía al himno de la Armada, que todos cantaron con sentimiento en perfecta sincronía. El buque atracó, por fin, y los guardamarinas comenzaron a bajar, uno por uno, incorporándose a la formación con el resto de sus compañeros. Completado el ejercicio, como es tradición, los alumnos de tercero de la Escuela Naval Militar se lanzaron a los brazos de sus familias.

Algunas llegaban desde muy lejos. Era el caso de la familia de Carlos Díez. Su madre llegó desde Madrid- y su tía desde Cataluña-. Ellas, rodeadas de algunos primos, del padre y los hermanos de Carlos, portaban con emoción incontenible una pancarta que le daba la bienvenida al guardamarina. Muchas millas navegadas y trece puertos después, el joven aseguraba ver ahora las cosas de otra manera: «He cambiado», confesaba. Todos coincidían en lo que este viaje les ha aportado: aprender a convivir en un espacio muy reducido.

Aunque a ellos se les pasó en un suspiro, sus familias y parejas llevaban seis meses esperando el día de ayer. «Has crecido» era el comentario generalizado. «Son estos zapatos», se escuchaba también. Pero sí, han crecido como personas, aseguraban ellos. Una pareja se besaba por primera vez en una larga temporada. «Te quiero», susurraba el guardamarina. «¡Qué guapo estás!», respondía ella. Y no hacían falta ya más palabras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Elcano vuelve a casa tras concluir su crucero número 91