Los pisos turísticos legales afloran en la provincia ourensana

Aparecen registrados un total de 233 apartamentos para acoger a turistas. Casi un centenar de los ofertados se encuentran en la capital


ourense / la voz

Los pisos turísticos han llegado para quedarse. Se trata de un fenómeno mundial que, aunque con retraso, ya se encuentra asentado en la provincia de Ourense. Al margen de los que operan sin licencia y, por tanto, de forma clandestina los registros oficiales apuntan a un claro incremento en los últimos meses. En el Registro de Empresas y Actividades Turísticas (REAT) figuran un total de 233 establecimientos de estas características en la provincia. Se trata de una cifra que todavía se queda lejos de las registradas, por ejemplo, en Sanxenxo y Santiago que son las puntas de alza de este fenómeno turístico en Galicia.

La capital ourensana se encuentra al frente del ránking de la oferta oficial de pisos turísticos. La mayoría de ellos se encuentran en el centro urbano, en especial en el casco histórico. De acuerdo con los registros oficiales, la cifra actual de pisos legales es de noventa. El goteo de oferta es constante por toda la provincia y sobresalen por su oferta otras localidades, como es el caso de Ribadavia (21) o Allariz (15).

En esta clasificación de oferta turística se incluye, según la metodología oficial, las viviendas que se ceden a terceros de manera reiterada y por cortos espacios de tiempo nunca superiores a treinta días. Tienen que estar completamente equipadas y listas para su uso inmediato por parte de los usuarios y pueden ser ofertados incluso en la propia vivienda del propietario. Esta última característica es la que los diferencia de otro tipo de ofertas disponibles.

Las plataformas digitales se nutren de propuestas donde la opinión previa es básica

La oferta de pisos turísticos de la ciudad puede contemplarse en plataformas digitales como Airbnb o Booking. Es el boca a boca a través de estos portales de Internet el caldo de cultivo para que los propietarios puedan lograr turistas para sus viviendas. Para lograrlo, es básico un buen posicionamiento y también las opiniones previas de otros clientes, ya que quedan registradas en la plataforma y son accesibles para todo el mundo. Para los propietarios plataformas como Airbnb suponen una garantía de visibilidad a la hora de contactar con los usuarios.

Tasa reducida

Anunciar el establecimiento suele ser gratuito y el propietario solo paga una tarifa del porcentaje -en torno al 3 %- a la plataforma sobre el precio de alquiler, que es puesto de manera libre por el dueño de la vivienda. También es él quien decide si pone algún tipo de condición a mayores como puede ser una fianza. El pago del alquiler el huésped lo realiza directamente a la plataforma, que es la encargada de remitírselo al propietario. Otro espacio similar es Booking, aunque en este caso los pisos turísticos comparten escaparate con otras ofertas más tradicionales como son hoteles, apartamentos turísticos o casas rurales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los pisos turísticos legales afloran en la provincia ourensana