Gaitas contra «Sangenjo»

Marcos Gago Otero
marcos gago PONTEVEDRA / LA VOZ

SANXENXO

Emilio Moldes

La chispa que encendió el último fuego fue la convocatoria de una recogida de firmas para apoyar una iniciativa legislativa popular por la asociación Hablamos Español

29 jul 2018 . Actualizado a las 14:06 h.

Sanxenxo o «Sangenjo». La margarita volvió a deshojarse ayer, al son de gaitas y panderetas como expresión popular gallega, por un lado, y con argumentos sacados del censo de principios del siglo XX y recogidos por el INE, por el otro, en la Praza de Pascual Veiga, en el centro urbano de la localidad que oficialmente se llama Sanxenxo. El nombre es motivo de discusión recurrente y objeto de encendidos debates a poco que prenda la yesca.

La chispa que encendió el último fuego fue la convocatoria de una recogida de firmas para apoyar una iniciativa legislativa popular (ILP) por la asociación Hablamos Español. Este colectivo quiere que el Congreso apruebe una ley que restituya el empleo del castellano en la Administración, algo que en su opinión no se respeta en las comunidades con más de un idioma oficial. Hasta aquí nada de otro mundo, pero, el fuego de la discordia la avivó la convocatoria en Facebook que realizó la asociación para citar a vecinos y turistas. Y es que el topónimo elegido por Hablamos Español fue «Sangenjo».

Montada la mesa en la plaza e iniciada la recogida de firmas, un grupo de vecinos, con una gaita y panderetas se acercó hasta Pascual Veiga para hacer una especie de contraprogramación, no tanto centrada en la ILP, sino en «Sangenjo». Las cosas se pusieron tensas, pero la Guardia Civil y la Policía Local contuvieron los ánimos.

Gloria Lago, portavoz de Hablamos Español, criticó a sus detractores como «gente bastante intolerante» y defendió el uso del término cuestionado. Apuntó que en un apartado de la ILP aboga por recuperar los nombres que tengan cierto arraigo histórico y entiende que «Sangenjo» es uno. Además, manifestó que no se puede traducir como San Ginés, sino que viene de otro santo y se remitió a las explicaciones que ofrece en el perfil de Facebook de la asociación.

Por su parte, la concejala del BNG Sandra Fernández, que estaba entre las pandereteiras y el gaiteiro, recordó que hay una ley gallega donde se reconoce que el topónimo es Sanxenxo. «Non vai vir ninguén de fora a dicirnos que idioma imos falar e como se chama o noso concello».

Mientras en la mesa se iban cogiendo firmas, algunos de los firmantes lo hacían moviéndose al son de la gaita.