Los «aqua karts» llegan a Sanxenxo

diego luengo / j.b.

SANXENXO

RAMON LEIRO

Probamos el vehículo acuático de moda: 22 euros, una vuelta de 8 minutos

26 jul 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Solo se necesita el pie derecho y un chaleco para poder manejar un kart acuático en Sanxenxo. Suena raro. Pero tras diez años intentándolo, por fin está ya al alcance de todos los que quieran probarlo. Un lago de 30.000 metros cuadrados es el espacio donde se puede disfrutar de esta novedad.

El funcionamiento de los aqua karts es más sencillo de lo que parece. La única tarea es la de acelerar y girar el volante. Todo esto sentado como en el sofá de casa. Así de fácil. En el caso de pisar a fondo, la velocidad impresiona. Pero debido a su estructura, es imposible volcar, lo que da mucha seguridad. Una vez dentro del vehículo, en ningún momento se tiene la sensación de poder caer al agua. Incluso aunque parece imposible, sales del aqua kart totalmente seco. Tan solo circulando a una velocidad excesiva es cuando el agua llega al cuerpo. De todas formas, sería algo de agradecer en estos meses de calor. 

No es una moto de agua

La primera impresión que se viene a la cabeza al llegar allí es la de ver motos de agua sobre el gran lago. Pero no son tantos sus parecidos. Aunque compiten en el mismo sector, la sensación al tener el control es muy distinta, sobre todo por su comodidad. Según el propio promotor de esta idea, José López Rivas: «En estos aqua karts ya se ha montado desde gente de 14 años hasta mi madre, que tiene 83. Eso es por la comodidad y la seguridad, en una moto de agua sería impensable».