Crisis incruenta en Sanxenxo

Sin mediar moción de censura, Gonzalo Pita franquea el retorno a la alcaldía de Telmo Martín en un acuerdo sin precedentes


El desenlace de la crisis en el Concello de Sanxenxo es de lo más atípico que haya ocurrido hasta ahora en la reciente política municipal en la provincia de Pontevedra. Es más: ni en el resto de Galicia ni en todo el Estado se recuerdan casos en los que el alcalde en ejercicio decida entregar el bastón de mando al jefe de la oposición de modo incruento, sin mediar una moción de censura.

Cuando mañana, lunes, 29 de mayo, Gonzalo Pita comunique su decisión de renunciar como alcalde, abrirá la puerta a un relevo sorprendente que tendrá como beneficiario a Telmo Martín. Siendo raro el procedimiento, resulta estrambótico cuando se confirma que el nuevo regidor hará vicealcalde a su predecesor en una suerte de nombramiento que refleja un depósito de confianza que no es lo habitual en la gestión y resolución de crisis municipales. Veremos dentro de unas semanas, si además de la confianza, la vicealcaldía estará gratificada con una remuneración significativa y con cierta capacidad de disponibilidad presupuestaria.

Aguas que vuelven a su cauce

La candidatura Sanxenxo Agrupación Liberal (SAL) que lideró Gonzalo Pita en las dos últimas elecciones locales, es una escisión de antiguos concejales del Partido Popular después de numerosos desencuentros con Caty González Bea y otros dirigentes locales y provinciales del PP. Que ahora, sin mediar moción de censura alguna, Pita decida hacerse a un lado y dejar paso libre a Telmo Martín para hacerse con la alcaldía, con el apoyo propio y al menos de dos concejales más de SAL, resulta inicialmente chocante. Pero si se analiza desde la procedencia ideológica, tiene cierto sentido. Los integrantes de SAL estuvieron en el PP y algunos tuvieron ciertas cuotas de protagonismo junto a Telmo en los mandatos anteriores del promotor y fundador de Construcuatro. El propio Telmo se ha presentado como quien viene a arreglar «aquellos errores».

Los términos del acuerdo firmado entre PP y SAL confirman similitudes y desmienten alguna que otra motivación. Por ejemplo que de ningún modo las obras de reforma de la avenida Luis Rocafort sea el principal motivo de la ruptura del anterior gobierno municipal tripartito que compartían SAL, BNG y PSOE. Veremos si la reforma de ese vial que Diputación mantiene a toda costa (¡pulsos a César Mosquera!) experimenta algún retoque. Estoy convencido de que no. Pero la desconsideración evidente con la que se comportaron socialistas y nacionalistas con el alcalde, le dio a Gonzalo Pita un excelente pretexto para romper.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Crisis incruenta en Sanxenxo