Una ruta con rincones llenos de encanto y accesible para todosEn todos los sentidosPazo BaiónQuinta de San Amaro

La Ruta do Viño Rías Baixas, que reúne a 50 bodegas y a 30 establecimientos de hostelería, sigue cosechando éxitos


vilagarcía / la voz

La Ruta do Viño Rías Baixas y sus establecimientos asociados siguen obteniendo reconocimientos. Los últimos, de la mano de los Premios de Enoturismo Rutas del Vino de España, que convoca la Asociación de Ciudades del Vino (ACEVIN). El jurado ha valorado el paisaje y el encanto de bodegas y restaurantes, pero también iniciativas como la desarrollada por la ruta en favor de la integración de personas con algún tipo de discapacidad. En concreto, premió el taller de memoria sensorial para invidentes desarrollado el año pasado por «hacerlos partícipes de la cultura vitivinícola y del proceso de elaboración y cata del vino».

No es una experiencia aislada. El próximo día 12, la Ruta Rías Baixas ofrecerá una visita guiada para un grupo de asociados de la Fundación Down Compostela y en el futuro seguirán incorporando más colectivos. «Creemos firmemente en la accesibilidad y así lo intentamos aplicar en la programación anual», según apunta la gerente de esta asociación si ánimo de lucro, Lorena Varela.

Catas por mar y tierra

La Ruta do Viño Rías Baixas nació para dar a conocer la oferta enoturística de esta denominación de origen implantada en la franja costera de la provincia de Pontevedra. Cuenta con 50 bodegas asociadas, ocho restaurantes y 22 alojamientos y organiza numerosas actividades a lo largo del año. Las más inmediatas serán a propósito del Día Europeo del Enoturismo, que se celebra el 13 de noviembre. Además de la visita guiada para personas con síndrome de Down, ese mismo día se desarrollará

Navegando con la Ruta

, que permitirá disfrutar de una cata de Rías Baixas comentada por el sumiller Nacho Costoya a bordo de un catamarán que partirá a las siete de la tarde del puerto de O Grove. Al día siguiente, la cita será en el salón Peña de Cambados, con una cata amateur para cien personas. La asistencia es gratuita pero precisa inscripción previa.

Los premios de enoturismo también han galardonado en su tercera edición a una bodega y a un hotel de Rías Baixas: a Pazo Baión (Vilanova) como mejor rincón enoturístico de 2016 y a la Quinta de San Amaro (Meaño), como mejor alojamiento enoturístico 2016.

El pazo, del siglo XV, es la principal tarjeta de presentación de la bodega ubicada en Baión (Vilanova), pero tiene otros muchos atractivos que la convierten en «uno de los paisajes más espectaculares del panorama vitivinícola mundial», según el fallo de los premios. Tras ser adquirida por bodegas Condes de Albarei en 2008 para elaborar vinos de pago, y tras una profunda rehabilitación, abrió sus puertas en el 2011 bajo una nueva gestión y como escenario de eventos.

La Quinta de San Amaro ha sido elegida por su «privilegiada ubicación en un mar de viñedos así como por las innovadoras y atractivas actividades ligadas al vino que ofrece al visitante». La Ruta de la Camelia, senderismo, rutas a caballo y paseos en barco son algunas de las propuestas para sus clientes.

Catas, también para ciegos. Hace justo un año, el Museo do Viño de Cambados era escenario de una cata para invidentes, en colaboración con la ONCE, en la que los participantes tuvieron ocasión de descubrir los matices de distintos Rías Baixas, de los corchos y hasta de las botellas. Esta iniciativa acaba de ser premiada por lo que supone de «adaptar y universalizar la oferta turística». foto Mónica ferreirós

Bodegas de estampa. El jurado de la ACEVIN ha visto en esta bodega ubicada en Baión (Vilanova) uno de los paisajes «más espectaculares» de las regiones vitivinícolas del mundo. A su pazo del siglo XV se suman 30 hectáreas de viñedos y valiosos elementos patrimoniales como la vaquería y el palomar. El conjunto fue rehabilitado en el 2011 por César Portela. fotos Martina miser / Mónica irago

Más que un hotel. Nacho Crespo y Julio Ouviña convirtieron una aldea en ruinas en un hotel y restaurante llenos de encanto situados entre viñedos y a diez minutos de las playas de Sanxenxo. Cada una de sus habitaciones tienen sello propio y el antiguo hórreo ofrece una atalaya privilegiada sobre el valle de O Salnés. El jurado de ACEVIN valoró, también, la «innovación» de su oferta de actividades.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Una ruta con rincones llenos de encanto y accesible para todosEn todos los sentidosPazo BaiónQuinta de San Amaro