Los turistas más viajeros del verano

La última colonia urbana de avión común saca adelante 19 nidos en Os Barcos


sanxenxo / la voz

Todos los veranos son fieles a su cita, en cuanto empieza a notarse el calor y ya no se van hasta las primeras lluvias. Les encanta el entorno urbano del frente marítimo de Sanxenxo, donde se alojan desde hace unos años. Disfrutan de la villa turística como pocos y se les puede ver en las playas, plazas y calles de la localidad en buen número, sobre todo por las mañanas. Sin embargo, no son turistas al uso. Se trata de 19 parejas de avión común, un pájaro que ha encontrado en un edificio de la praza dos Barcos una ubicación ideal para pasar el verano, construir sus nidos y criar a sus pequeños. Este verano, el éxito de las puestas fue al 100 %. En todos los nidos tuvieron crías y en todos sacaron adelante a sus polluelos.

Gracias a la colaboración de los propietarios de los pisos de este edificio y al asesoramiento de la Sociedad Española de Ornitología (SEO / Birdlife), Sanxenxo puede presumir de ser la sede de la colonia de avión común más numerosa de la comarca. Hay otro asentamiento más pequeño en Portonovo.

Los aviones sanxenxinos llegaron en mayo. Lo hicieron cansados, fatigados después de recorrer miles de kilómetros desde África. Al llegar a su destino, estos pajarillos se pusieron manos a la obra, haciendo acopio de materiales para sus nidos. Para preparar sus hogares efímeros utilizan barro, algas y palitos. Construyen encima de las bajantes de los balcones de cada piso, ocupando un pequeño espacio en los aleros. No suponen ningún daño para las tuberías, según explica uno de los portavoces de la agrupación pontevedresa de la SEO.

El éxito de la colonia de aviones de Os Barcos radica en la buena disposición de los propietarios del inmueble. La existencia de nidos, aunque no ocupen mucho espacio, siempre tiene sus inconvenientes. No es que sean perjudiciales, pero pueden ensuciar algo los balcones.

Eso sí, los dueños de los pisos ganan en otro aspecto nada desdeñable. No hay insecto que se le resista a estos pájaros, que los cazan en gran número para alimentar a su prole. Moscas, escarabajos, hormigas y toda clase de mosquitos conforman la dieta de los aviones. Pueden causar alguna que otra molestia, pero los inquilinos de los pisos ganan en calidad de vida. Los picotazos de los mosquitos se reducen considerablemente. Son como insecticidas, pero naturales.

Desde la SEO / Birdlife en Pontevedra, uno de sus portavoces, Gustavo Ferreiro, explicó que se realizó un seguimiento especial durante la temporada de cría. Pudieron constatar cómo en todos los nidos hubo crías. Los ornitólogos también alabaron el respaldo de los vecinos. «Todos los propietarios de los pisos fueron respetuosos y dejaron que las parejas criaran sin mayores molestias, algo que también es de agradecer», manifiesta Ferreiro.

La presencia de los aviones en Sanxenxo y su decisión de anidar en el centro urbano de la villa tiene otro aliciente más para el turismo. Y es que este pájaro no se asienta en cualquier parte. Son selectivos y buscan aquellos lugares donde el aire esté más limpio. Es decir, el avión común funciona como un biomarcador de buen estado de la calidad del aire y del medio ambiente en general. Viene siendo algo así como una Q de calidad, pero que en vez de darlo Turismo, lo aporta el reino animal. Habrá que ver en los próximos años si la colonia repite o si incluso se extiende a otras calles.

Los dueños de los pisos colaboraron y respetaron todas las puestas en la temporada de cría

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los turistas más viajeros del verano