Condenado por un cultivo industrial de 415 plantas de marihuana que conectó fraudulentamente a la red eléctrica

Alfredo López Penide
López Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

PORTAS

Otros dos encausados fueron absueltos: «Non consta que interviñesen directamente no cultivo, nin que adquirisen o material necesario para o cultivo, nin que realizasen tarefas de distribución»

06 jun 2024 . Actualizado a las 15:15 h.

Un vecino de Lantaño, en el municipio pontevedrés de Portas, ha sido condenado a tres años y nueve meses de prisión y multa de 60.000 euros por un cultivo de 415 plantas de marihuana. Además, se le impuso una multa de 1.200 euros por un segundo cargo penal de defraudación de fluido eléctrico, toda vez que había conectado de forma irregular el sistema eléctrico que mantenía la plantación a la red eléctrica.

Como consecuencia de este enganche ilegal, «a enerxía consumida non pasaba polo contador instalado na vivenda». De este modo, a lo largo de un año, entre el 12 de diciembre del 2020 y el 12 de diciembre del 2021, se dejaron de factura por parte de la compañía eléctrica un total de 774,39 euros, cantidad que ahora se consigna como indemnización.

En este mismo proceso judicial fueron acusadas otras dos personas, si bien se concluyó que la prueba practicada durante el juicio «non achega ningún dato máis, alén de que os fins de semana estaban alí [na casa], da participación [dos acusados] nos feitos». Así, «non consta que interviñesen directamente no cultivo, nin que adquirisen o material necesario para o cultivo, nin que realizasen tarefas de distribución. O feito de que vivisen na casa claramente leva a concluír que coñecían a existencia da plantación, pero non que participasen nela. En conclusión, non pode deducirse a participación destas persoas nos feitos», refiere la sentencia del Juzgado de lo Penal número dos de Pontevedra confirmada por la Audiencia.

De hecho, el juez de instancia considera que en este domicilio de Lantaño «se realizaba un cultivo de marihuana que cabe cualificar de industrial: o número de plantas (415), así como que tiñan máis de 10 quilos de cannabis, evidencia que non estabamos ante unha conduta destinada ao autoconsumo nin á venda ao retallo». A esto se suma el hecho de que «a propia infraestrutura da vivenda onde se habilitara ventilación e a existencia de fertilizantes en gran cantidade e de lámpadas para a iluminación do lugar en que estaban as plantas corroboran tal conclusión».

Por otra parte, estima que «é tamén relevante o feito de que existise unha defraudación de enerxía eléctrica, o que evidencia que había un consumo excesivo de fluído eléctrico coa clara finalidade de alimentar toda a infraestrutura destinada ao cultivo de marihuana». A todo lo anterior hay que sumar el hecho de que «se atoparon obxectos destinados á embalaxe da marihuana, como unha envasadora e un rolo de bolsas para o envasado ao baleiro, o que claramente indica unha finalidade de distribución».

Restos deteriorados

De este modo, el juez de lo Penal consideró acreditado que el único condenado por estos hechos había habilitado el «andar baixo a cuberta da vivenda» para el cultivo de marihuana, de tal modo que se localizaron 228 plantas de aproximadamente 60 centímetros de altura y otras con una altura de cerca de medio metro. Además, en distintas estancias del inmueble se encontraron distintas partidas de planta seca picada, restos de tallos, inflorescencias secas, pero también restos de hojas deterioradas.

De igual modo, se constató por parte de la Guardia Civil la existencia de «distintos obxectos destinados ao cultivo e manipulación da substancia, como fertilizantes, picadoras, lámpadas alóxenas, enchufes con temporizador, lámpadas caloríficas, deshumidificadores, calefactores, bolsas de envasado ao baleiro, unha máquina para o envasado e unha báscula de precisión».