«La ayuda del GDR compensa un montón, me subvencionó el 45 %»


vilagarcía / la voz

Fue con la ayuda del GDR con la que David Buceta pudo poner en marcha su residencia canina en Portas. Este joven estaba en paro y había hecho un curso de adiestramiento canino. Estaba convencido de que este era un sector en alza y de que un negocio relacionado con él tendría futuro. Pero le hacía falta la financiación. «Fue una clienta la que me habló de las ayudas del GDR, ella había ido a pedirlas pero su negocio no encajaba», relata. La decisión resultó ser acertada. «Se portaron genial conmigo, me ayudaron con todos los papeles», asegura. Ahora que el proceso ha finalizado, se muestra muy satisfecho con la experiencia. «La ayuda del GDR compensa un montón, a mí me subvencionaron el 45 % de toda la inversión», sostiene. Su negocio está ya en marcha. Además de la residencia canina, ofrece servicio de guardería de día, de adiestramiento y de grupos de socialización y obediencia, que empezarán a funcionar en febrero. Es la única de estas características que hay en toda la comarca de Caldas y está teniendo mucha demanda. «En Navidad tuvimos un 75 % de ocupación», afirma satisfecho.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«La ayuda del GDR compensa un montón, me subvencionó el 45 %»