Las 131 joyas de la corona de la comarca de Pontevedra

Solo tres concellos, Bueu, Barro y Portas, carecen en su entorno de patrimonio catalogado como BIC


Pontevedra / La voz

La comarca del centenar de BIC. Así podría denominarse fácilmente a Pontevedra y su entorno, toda vez que los concellos que la conforman suman 131 bienes catalogados como de interés cultural. En su mayor parte, se trata de gravados rupestres normalmente datados en la Edad de Bronce, esto es, entre el 1.800 y el 600 a.C.

Un vistazo al listado que maneja Patrimonio Cultural, organismo dependiente de la Xunta de Galicia, permite atisbar alguna que otra sorpresa. La primera es que, pese a lo que se pudiera uno imaginar, no es Campo Lameiro, donde se ubica una delas concentraciones más importantes de petroglifos de Europa, la que lidera este ránking. Y es que con la fusión, Cerdedo-Cotobade han pasado a encabezar este listado después con veintinueve gravados protegidos, uno más que los reseñados en Campo Lameiro.

Pero, ¿qué es un BIC?. Con esta denominación se aglutinan aquellos bienes integrantes del Patrimonio Histórico Español que gozan de singular protección y tutela. La legislación prevé dos posibles categorías, la de bienes muebles y la de inmuebles, en la que se ubican monumentos, jardines, conjuntos y sitios históricos, así como zonas arqueológicas.

En Pontevedra y su entorno solo existen catorce BIC que no se integren en este último epígrafe. Así, una decena son monumentos, estando ocho de ellos en la ciudad del Lérez -las ruinas de Santo Domingo, el convento de San Francisco, la basílica de Santa María, el monasterio de Lérez, el Museo Provincial, la Biblioteca Pública del Estado, el santuario de A Peregrina y el Archivo Provincial-, mientras que los dos restantes se sitúan en Poio -el monasterio de San Xoán- y Sanxenxo, cuyo único bien de interés es la Torre de A Lanzada.

De igual modo, entre los veintiún elementos protegidos de Pontevedra se encuentran, además, el conjunto histórico del denominado barrio antiguo y el paraje pintoresco comprendido en el entorno del monasterio de San Salvador y el río Lérez, «dende as Xunqueiras ata as Aceñas». También hay catalogado un paraje pintoresco conformado por el conjunto del parque jardín e carballeira de Caldas, mientras que en Poio, donde hay registrados una docena de BIC, se puede caminar por el conjunto histórico que, desde 1972, ostenta el casco antiguo de Combarro.

Al margen de todos estos concellos, también son reseñables los diecisiete bienes protegidos que aglutina Marín, entre ellos la cámara megalítica la Mámoa de Pedralonga, o los ocho de Vilaboa. En este último municipio se puede visitar la Mámoa del Rei, mientras que en Moraña se encuentra uno de los pocos menhires de la comarca, la Lapa de Gargantás.

Por el contrario, solo tres concellos de la comarca de Pontevedra no aparecen en el listado de bienes de interés cultural: Bueu, Barro y Portas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Las 131 joyas de la corona de la comarca de Pontevedra