Barrio advierte a los vecinos de Romai de que el cura no se va

10 de noviembre de 1999


Romai vivía hace diecisiete años un divorcio de la iglesia; por lo menos, de su parroquia. Un nutrido grupo de vecinos de esta zona de Portas, sesenta aproximadamente, se desplazaba hasta Santiago para pedirle personalmente al arzobispo de Santiago que trasladase al cura que les corespondía. Pero, lejos de cumplir sus deseos, Julián Barro echaba por tierra sus esperanzas y les pedía «pruebas» sobre las acusaciones que vertían contra Manuel Collazo por su comportamiento en los añosanteriores. Los protestantes aseguraron entonces que regresaban de la capital gallega con una perspectiva «muy negativa» sobre sus peticiones. Siempre según la versión de los vecinos, el Arzobispado tenía claro que no trasladaría a Collazo a pesar de la oposición. Los vecinos criticaban que Barrio había incumplido la promesa que les hizo un año antes de que «en doce mese» no tendrían motivo de queja. Y lo tenían.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Barrio advierte a los vecinos de Romai de que el cura no se va