Al cole en verano, pero a reír y pintar

Más de 160 niños participan en las ludotecas estivales que los concellos de Portas y Cuntis tienen programadas


Imagínese de niño yendo a la escuela todos los días, incluso en verano. No suena demasiado alentador, es cierto, pero... ¿y si los libros se cambiasen por pinceles, los apuntes por un balón, los bolígrafos por excursiones, y el pupitre por la compañía de un nuevo amigo? Así son las ludotecas de verano de Cuntis y Portas.

En la actualidad, la gran mayoría de los Concellos cuentan, o ofrecen, algún programa de este tipo. Los padres lo agradecen, hoy, más que nunca. En Cuntis, por ejemplo, tienen a más de un centenar de niños matriculados. Es totalmente gratuito, fruto de una promesa electoral por parte de su concelleira de Igualdade.

Lleva por nombre Cuntilín, y es un auténtico hervidero de juegos, carreras y actividades varias. Cubre un gran rango de edad, desde los 3 hasta los 15 años, pero ello aporta una diversidad única, que para nada molesta; todo lo contrario, enriquece las vivencias entre los chavales. Seis monitoras se encargan de mantener todo en orden y hacer que los pequeños pasen un verano inolvidable, dentro, incluso, de las paredes del colegio al que acuden el resto del año, entre septiembre y junio.

«Aunque la mayoría de los niños están aquí debido al trabajo de sus padres, otros vienen voluntarios, e incluso hay padres que prefieren que estén aquí a que estén pegados al televisor o la consola», explica Sonia, coordinadora del Cuntilín. En el programa hay de todo: pintura, deporte, lectura... Todas las mañanas invierten la primera hora en repasar temas dados en el colegio, por aquello de no perder las buenas costumbres. «Luego ya empezamos con el resto de actividades, pero es bueno que lean y trabajen un poco para que no pierdan el hábito».

Los más mayores también echan un ojo a los pequeños y tratan de ayudar a las monitoras. Los renacuajos, entre 3 y 5 años, tienen su propio ambiente de actividades. Ayer, tocaba pintura, y dibujaban sus obras de arte con acuarela y pintura para manos. Picassos en potencia, encuentran en estas mañanas más diversión que en cualquier sofá de casa.

En Portas, más de 60 niños acuden de lunes a viernes a pasar las mañanas de verano entre decenas de actividades. No se registren solo a un lugar en concreto. Las salidas y las excursiones están a la orden del día, sea yendo varios días a la playa fluvial de Lantaño o a las pistas de caballos de Romai, donde conocen, montan, y acarician a los animales.

Cuando toca quedarse en el CPI Domingo Fontán, el enorme patio de recreo se convierte en un paraje de aventuras, deporte al aire libre y mucha socialización. Hasta hacen funciones de teatro y talleres de artesanía. Si añadimos a eso, además, una fiesta de la espuma, un taller de cocina y un taller de arqueología, la ludoteca de Portas alcanza un estatus de diversión que no deja, ni por asomo, lugar para el aburrimiento o la repetición de actividades.

Un verano que pasa volando para los niños de ambos municipios. Sonríen y juegan toda la mañana, hacen nuevos amigos y tampoco pierden de vista a los viejos. «Hai que pensar que moitos destes nenos son de aldea, e nalgún caso non teñen veciños da súa idade arredor, polo que vir aquí, a xogar, permítelles seguir coa súa vida social e de xogos», señala una de las monitoras. Hoy toca senderismo y mañana un taller de cometas y tiro al blanco. Casi nada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Al cole en verano, pero a reír y pintar