El día que el Arousa empezó a cumplir los 70

El 23 de diciembre de 1945 una docena de entusiastas del balompié firmaban el acta de fundación del club

Miembros de la primigenia junta directiva del Arousa.
Miembros de la primigenia junta directiva del Arousa.

vilagarcía / la voz

Doce firmas estampadas en un papel dan fe de que hoy el Arousa alcanza la robusta edad de 70 años. Las rúbricas de una docena de entusiastas del balompié dispuestos a recuperar, ya sin pausa, el nombre de la cuna del fútbol en España para el servicio activo tras varias experiencias intermitentes. Las que formaron bajo las denominaciones de Villagarcía Football Club y Real Alfonso XIII, regalando en el primer tercio del Siglo XX momentos memorables; como el título de Liga de la Serie A de Galicia de 1941, el primero, o la participación en la Copa de España de 1920 el segundo. Tomando prestado el nombre de Arosa de un grupo de amigos que se habían dedicado a competir entre el 41 y el 43 en el Grupo Sur de la Serie Regional hasta que la Federación Gallega los vetó por falta de campo y ficha de club, y añadiéndole la coletilla de Sociedad Cultural, los impulsores del pronto principal referente del fútbol de O Salnés se reunían «en la ciudad de Vilagarcía de Arousa a 23 de diciembre de 1945, siendo las doce de la mañana», para proceder a la junta de fundación del club arlequinado. Un acto histórico recogido por Javier Bouzada Romero en la que se tiene por la mayor obra documental efectuada sobre la vida y obra de la sociedad deportiva: Arosa S.C. 60 años de historia (1945-2005).

Manuel Porto, funcionario del Instituto Nacional de Previsión -el Sergas del momento- presidía la reunión convirtiéndose en el primer mandatario del Arousa, con el empresario de materiales de la construcción Celso Callón, futuro presidente de la entidad la próxima década, en calidad de vicepresidente, Ramón Lapido secretario, Amando Quintela tesorero, Carlos Berengua contador, y en funciones de vocal, Hipólito Romero, Luis Agra, Luis Mauricio, Juan Quintáns, Manuel Abuín, Salvador Abuín y Manuel Gallego.

Este último, veterinario originario de Portas, acabaría convertido en el aún hoy máximo responsable del Arousa con más años en el cargo, y tras haber ejercido también como futbolista del equipo.

Labor de jugador que pronto debió abandonar otro gran nombre propio de esa primera directiva, Amando Quintela. Un hombre de firmes principios, secretario general de las Xuventudes Socialistas en Vilagarcía antes de la Guerra Civil, y que asumió el encargo de sus compañeros de junta de ejercer de primer entrenador del Arousa. Y no le fue nada mal al equipo hasta que él mismo pidió su relevo el 7 de abril de 1946. Pocos años después Quintela emigraría a Argentina y Uruguay, no volviendo hasta comienzos de los 70 a Vilagarcía centrado ya entonces en su labor política como partícipe de la refundación del PSOE local -acabaría siendo su presidente-, y cultural desde la directiva del Cine Club Ádega.

El repaso al acta fundacional del Arousa recupera datos de lo más interesantes. Como la resolución de los primeros trámites administrativos en octubre de 1945 para constituir el club. La aprobación del contrato de alquiler con Doña María de los Desamparados de la finca en la que se ubica el campo de A Lomba por 5.000 pesetas anuales. La elección del nombre del terreno de juego por la simple adopción de la denominación popular del lugar. La decisión de proceder al cierre del campo sufragada con «una petición particular entre los aficionados al deporte». O la elección de los actuales colores y diseño de la camiseta arlequinada y la admisión de socios con «cuotas mensuales que no sobrepasen las 5 pesetas».

La reproducción del contenido del acta fundacional en la obra de Javier Bouzada transpira la determinación de los padres fundadores del Arousa de dotar a Vilagarcía de un club serio, solvente y con patrimonio económico y social. Un espíritu acompañado de la entrega y la amplitud de miras de sus impulsores. Revistiendo a la entidad del prestigio derivado de la elección del entonces ingeniero director del Puerto de Vilagarcía como presidente de honor del Arousa; o empezando muy pronto a sumar recursos económicos de maneras diversas, con un anuncio de Coñac Garvey como primera valla publicitaria en la historia de un club que inaguraba campo y equipo el 27 de enero de 1946 con un empate a 1 en amistoso con el Santiago. Por delante, 70 apasionantes años de luces y sombras de una entidad que hoy ansía ganarse su tercera juventud.

La primera junta directiva de la entidad enfiló en su bautismo cuestiones como el alquiler de A Lomba, una cuestación para su cierre, o la camiseta arlequinada

Funcionarios, veterinarios, empresarios o comerciantes gestaron al pronto referente del fútbol de O Salnés, más de uno compaginando despacho y balón, y hasta banquillo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El día que el Arousa empezó a cumplir los 70