Víctor Senra vuela en el Rali de Pontevedra, con Meira quinto

Nieves D. Amil
nieves d. amil PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

CAPOTILLO

El piloto de Dumbría hizo el mejor tiempo en ocho de los nueve tramos, seguido muy de cerca por Alberto Otero

01 jun 2024 . Actualizado a las 22:39 h.

Víctor Senra lo ha vuelto a hacer. No tiene rivales en el Campeonato Galego de ralis. Ni tampoco en la cita de Pontevedra, que un año más se la ha metido en el bolsillo a golpe de scratch. «Impecable», decía al final de la carrera el piloto de Dumbría, que hizo el mejor tiempo en todos los tramos, salvo en la segunda pasada por Cerdedo Cotobade, un trazado de 15,2 kilómetros en el que pasó a siete segundos de Alberto Otero. Tampoco fue un buen segmento para Alberto Meira, que vio como se le escapaba la carrera. Un pinchazo le llevó a perder un minuto y medio y llegar al final del tramo en la posición 37. El de Gondomar tiró de experiencia para remontar y meterse al final entre los cinco primeros. Los dos últimos tramos de Meaño y Moraña le valieron para recuperar posiciones y recortar esa diferencia que lo había desplomado hasta la séptima posición en la general. A pesar de cerrar el rali a 2.19 de Víctor Senra, reconocía no sentirse «a gusto» con los tiempos que estaba marcando.

El de Dumbría cumplió en cada tramo, pese al mano a mano con Alberto Otero hasta las tres últimas pasadas en las que el heptacampeón lo dejó atrás para cerrar la clasificación general líder y a 45 segundos. La pérdida del alerón de su Citroën C3 les llevó a perder esa posición de privilegio que a punto estuvo de robarle el primer puesto a Senra. «Por la mañana fue todo perfecto», confesaba Otero al final del último tramo.

La tercera posición fue para la dupla formada por Daniel Berdomás y Brais Mirón, que mejoraron sus marcas respecto al último Rali de A Mariña tras más de 12 horas de competición y 97 kilómetros cronometrados. Cierran el podio de Pontevedra a 58 segundos de Senra y con una ventaja de más de un minuto sobre Jorge Pérez y Miriam Vera, que perdieron mucho tiempo en la última pasada. Su Hyundai I 20 se salió de la carretera y «nos fuimos al monte», además de apagársele dos veces el coche y acabar a 38 segundos del líder en el ultimo tramo.

Después de años pasados por agua, el sol dominó en una prueba con mucho público en las cunetas. La organización tuvo que intervenir en más de una ocasión para evitar que los asistentes se metieran en la carretera cuando todavía no había finalizado el tramo.

Pero la anécdota la puso Iván Raña. El campeón del mundo de triatlón, al mando de un Toyota Yaris, corría en casa junto a Gloria Alosno como copiloto. Se mostró entusiasmado con su actuación en el rali. «No sabes lo bien que me lo paso, es importante que nos dejen rodar al principio y la próxima semana estaré en Lisboa», comentó el atleta tras una carrera que comenzó el viernes con el tramo neutralizado de Sanxenxo y una treintena de abandonos.